Facebook Twitter Google +1     Admin

PIENSO EN TÍ

José era , hasta el pasado lunes, el marido de mi querida hermana y padre de tres maravillosos hijos. Después de toda una existencia trabajando como encofrador, jugándose literalmente la vida para sacar adelante a su familia, a sus 58 años había pasado a formar parte de esa legión de peones rotos que nutren las listas del desempleo. Pero José tenía un corazón noble y generoso. En vez de dejarse llevar por la desesperación o la tristeza solo quería disfrutar de su familia, aprender informática, criar pájaros de colores brillantes y trinos espectaculares o dar largos paseos con su perro Bruto. Intentaba vivir sin amargura una situación injusta que no había planeado. Y lo estaba consiguiendo.

 Un desgraciado accidente sesgó su vida la mañana del 26 de septiembre. Su mujer y toda su familia queremos, en primer lugar, agradecer todas las muestras de apoyo y cariño que hemos recibido. Pero también tenemos la necesidad de reivindicar el dolor que nos producen los comentarios que le señalan como único responsable de su trágica muerte. Quizás no actuó con toda la prudencia que debía pero, una serie de factores, se confabularon para provocar el fatal desenlace. La zona donde todo ocurrió no tiene paso de peatones. Cualquiera, al bajar la basura o simplemente querer cruzar al otro lado, podría correr su misma suerte. Además, los coches aparcan en doble fila impidiendo la visibilidad de los peatones y de quienes circulan por la calzada.

 Este el fue el caso. Un camión mal estacionado obstaculizó la visión de José y del joven que no pudo evitar que su ciclomotor colisionara con él. La fatalidad y el caos urbanístico y de estacionamiento que confluyen en el zaragozano barrio del Actur se aliaron para arrebatarnos a un ser tan querido.

 Solo quiero añadir que sus últimas palabras fueron para exculpar al muchacho que no pudo evitar arrollarle. Hasta su último suspiro, actuó con la justicia y rectitud que le caracterizaban. Siempre pensaba en los demás antes que en él mismo. Ahora somos nosotros quienes pensamos en tí y te guardamos para siempre en nuestros corazones.

 Que la tierra te sea leve compañero.

30/09/2011 18:48 ana cuevas pascual #. poesía

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

gravatar.comAutor: Maricampanas

Mi cariño y condolencias para tu familia y para tí. La vida es injusta y más cuando quien se va es un ser querido, jóven aún y con muchas ilusiones por compartir y vivir. Que su recuerdo sirva de guía para sus hijos, su esposa y para todos aquellos que le querían. Aún sin conocerlo personalmente, personas como él son los que más se se echan en falta cuando se van.
Besos

Fecha: 01/10/2011 09:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris