Facebook Twitter Google +1     Admin

EL HOMBRE QUE NO QUISO RESIGNARSE

20100620111800-cordero-zurbaran.jpg

Si existía algo que caraterizaba a Saramago era su capacidad de indignarse. De esa indignación brotaba la fuerza de su verbo, que no pretendía otra cosa que desasosegar a las almas resignadas a la fatalidad de lo indigno. Al contrario que la Iglesia Católica, que se permite el lujo de criticarle, encontró en su ateo corazón el valor y la fuerza para denunciar injusticias y grandes falacias. El Vaticano ha predicado la mansedumbre, favoreciendo así a los poderosos frente a los oprimidos. Prometiéndoles el cielo como compensación a su sufrimiento terrenal. Una vez convertidos en dóciles corderitos, el rebaño de dios, se facilita mucho la labor del matarife. A Saramago le acusan de hacer banal lo sagrado. De ser un populista extremista y un irreverente.¡Mira, como su líder! La historia del Jesucristo de los evangelios, al margen de la fe, nos muestra la imagen de un revolucionario de un extremo populismo. Un inconformista ante la iniquidad de sus tiempos. Como Saramago. Solo que Cristo promovió una revolución que fué degenerando, como suele pasar con todas las revoluciones. Y su Iglesia, ha acabado utilizando todo el poder que le ofrecía su condición sobrenatural para servir a intereses mucho más mundanos. El escritor portugués pretendía agitar conciencias. Lograr que la sinrazón y el atropello nos incomodaran hasta hacernos imposible el echar la vista a un lado. En un mundo que parece a punto de engullirse a sí mismo por la codicia y la pasividad, Saramago intentaba despertarnos del letargo. Por eso no deben extrañarnos las airadas declaraciones de L`Osservatore Romano. Con agitadores como el portugués, tarde o temprano, la gente acabaremos desprendiéndonos de las legañas y se les fastidiará el negocio.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

Autor: Eduard

Eso es así. Ahora ha caido uno más. La huelga general debe servir, no para desorientar al gobierno, sino para orientar a Europa. Eso se consigue si tal intención se convierte en el vehículo (la plartaforma) para generar el diálogo al estilo Saramago. !Ni una conciencia tranquila! !Ni una persona indiferente! !Ni un ciudadano resignado!

Fecha: 22/06/2010 14:57.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris