Facebook Twitter Google +1     Admin

¿PACIENCIA?

20130429104733-8555693-burro-comiendo-pasto-verde-con-cielo-azul-en-zonas-rurales.jpg

Después que la asamblea de majaras (como también es conocido el consejo de ministros) nos anunciara el pasado viernes un galimatías de medidas que el personal debíamos adivinar por descarte y tras volver a obviar cualquier plan de emergencia contra el brutal desempleo que arrojan los datos, Rajoy saltó a a la palestra para pedir paciencia.
La paciencia, señor presidente, era color verde esperanza y se la comió un burro. En este caso, una manada de asnos que rebuznan jactándose de su propia ineptitud. Y entre mentiras, subterfugios eufemísticos y humor canalla, cocean con saña la paciencia y, de golpe, la esperanza de la gente. ¿O no es una coz en toda nuestra jeta oír como Montoro define de "alocadas" las subidas que en anteriores años experimentaron las pensiones? En mitad de la cara de cientos de miles de familias que subsisten de milagro con la paupérrima jubilación del abuelito. ¡Zas! queriendo. Pero como don Cristobal (puesto a largar ruindades) se pinta solo, no pudo evitar añadir una nota de sarcasmo al comentar que, dichas subidas, no eran buenas para nadie. Mucho menos para los jubilados. De su inquietante sonrisa de hiena enajenada se puede deducir que, los manirrotos viejos, se gastan sus opulentas pensiones en sexo, droga y rock and roll. Sin embargo, tengo entendido que a muchos ya no les llega ni para los medicamentos. A lo mejor este es el problema. Si se pueden medicar vivirán más tiempo y eso descuadrará las cifras de Montoro. El caso es que la puesta en escena de este viernes no apaciguó la incertidumbre de las masas. Los payasos de la tele resultaban más creibles. Y para tirabuzonear el bucle del esperpento, el presidente consultó las runas intentando despejar la niebla de nuestro escepticismo. Mariano pide paciencia porque, aunque no lo perciba la ciudadanía, la cosa está mejorando. No se sabe cómo ni de qué manera. Se prevé que el empleo se seguirá destruyendo. Algunos expertos asegurán que serán 7 millones en el 2014. Pero Rajoy piensa que son unos agoreros. Unos descreidos que aborrecen los milagros. Y mientras el país se desintegra, las personas pierden sus trabajos y sus casas, crece la desnutrición infantil y el desamparo, este gobierno reclama fe ciega para remontar la ruina. Paciencia no es lo que necesitamos, presidente. Lo que nos hace falta es un gobierno que promueva proyectos para crear empleo y para proteger a los más desfavorecidos por la crisis. Un gobierno que gobierne para el pueblo. Que no mienta, que no traicione sus promesas electorales. Que no se nos ría en las narices.
Estamos al límite. ¿Paciencia? Lo dicho, se la papearon unos burros indecentes.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris