Facebook Twitter Google +1     Admin

UN PAÍS MARAVILLOSO

20090123175307-realidad-de-gaza-large.jpg

Mientras en Gaza la muerte y la desesperación inundan todos los rincones de la franja, en Israel, desde un programa de humor que se llama "Un país maravilloso", se representaba una parodia sobre el conflicto. A más muertos palestinos, mayor número de puntos para los hebreos que, pese a su abultada diferencia, eran estimulados por estos "cómicos" a seguir acumulando cadáveres, digo puntos. Satirizaban sobre una hipotética guardería de Hamás, señalando a los niños como futuros escudos humanos de los terroristas y aconsejando a los palestinos que escriban en los tejados de cada edificio lo que son, para evitar errores de cálculo en sus matanzas. Definir esto como humor negro, es equivalente a elevar al marqués de Sade al título de rey de la comedia. Esta extrema crueldad con las víctimas se dispara al infinito con el sarcasmo insensible del que hacen gala los asesinos. No basta con exterminarlos. El objetivo es mostrarlos a la opinión pública como infrahumanos que no merecen un trato diferente del recibido. Esta forma de actuar me trae reminiscencias de otra época, en la vieja Europa, donde se caricaturizaba la imagen del judío y, "en tono de humor", se le comparaba con alimañas que debían ser aniquiladas. Los supervivientes del Holocausto soñaron fundar un "país maravilloso", pero es evidente que sus verdugos ya les habían secuestrado el alma.

Publicado en Diario del Alto Aragón el 23 de enero del 2009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris