Facebook Twitter Google +1     Admin

LA CULTURA DE LA VIDA

20131223113241-602527-245751235554578-1320366517-n.jpg
El gobierno del PP no cesa en su empeño de introducirnos en una nave del tiempo rumbo al medioevo. Siglos gloriosos de ignorancia, miseria y temor de un dios colérico en los que estaba chupado explotar y manipular al populacho. Una época en las que las mujeres aún no habían sacado los pies del cesto y aceptaban su papel de úteros prolíficos carentes de libre albedrío. La ley del aborto está siendo celebrada por esa España que huele a cerrado y sacristía como un signo de la recuperación de la cultura de la vida. La del feto. Porque en cuanto sale de las sagradas entrañas de su madre, les importa un carajo lo que sea de esa vida. Una vez fuera nada le garantiza el pan, la asistencia sanitaria o una educación gratuita y de calidad. Si además tiene la desgracia de nacer con malformaciones o discapacidades importantes, su futuro pinta color hormiga en estos descarnados tiempos donde se retiran las ayudas a la dependencia. Luego, ¿qué falacia es esta? Nos quieren vender la moto de adalides de la vida los mismos a los que no les duelen prendas al desmantelar el estado de bienestar. El útero sagrado que protegía el equilibrio y la justicia social. A este lo han profanado sin miramiento alguno. Le han aplicado un aborto clandestino en una sucia pieza de un hospital privatizado y, no contentos con eso, pretenden dejarlo estéril para que no germine nunca la esperanza. Solo son carniceros meapilas que abortan libertades y derechos con la misma ligereza que imponen a las mujeres una maternidad no deseada. 
Penalizar el aborto libre es la mayor muestra de represión que ha recibido nuestra maltrecha sociedad en estos terribles días. Debajo de las mantillas, los crucifijos y el olor a incienso que desprende este gobierno, se esconde una verdad oscura. Es la única promesa que pueden cumplir de su programa. Se lo deben a esa ultracavernaria cantera de votantes que son anti-abortistas. Así que han vuelto a amarrar nuestros ovarios con sus misóginos rosarios. ¿Cultura de la vida? Yo la llamaría de la hipocresía y el cinismo. Y de eso este gobierno, sabe un huevo.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris