Facebook Twitter Google +1     Admin

EL MISMO GÉRMEN

20130107110445-p8140595.jpg
Mi amigo Abdoulayed tiene la piel negra y los ojos inundados de estrellas. Llegó a España para trabajar en la Expo zaragozana y luego fué abandonado a su suerte, sin dinero y sin papeles, por un empresario que decidió aprovecharse de su indefensión y su deseo de encontrar una vida mejor en estas tierras. En el 2010 , un grupo de organizaciones y movimientos ciudadanos aragoneses realizamos una Marcha a Bruselas en defensa de los derechos laborales y sociales que estaban en peligro. Durante más de 1800 kilómetros de asfalto, polvo, sol y lluvia, la estilizada figura de Abdoulayed compartió su camino con el nuestro. Era casi un espejismo ver como se deslizaba con la elegancia de un puma, improvisando pasos de baile cuando los demás desfallecíamos de agotamiento. Quizás resulte paradójico que un senegalés deambulara por Europa, sin papeles, por pura solidaridad con la clase trabajadora española. Sobre todo si consideramos que muchos españoles caen en la trampa de la xenofobia y el rechazo al inmigrante. Para Abdoulayed no existe contradicción. Su corazón, como el mío, no entiende de clases entre seres humanos o trabajadores. Somos gérmen multicolor de un mismo sueño.
Tras regresar de esta romántica aventura, una orden de expulsión y una oscura celda le estaban aguardando. Inmediatamente, la solidaria red de la amistad se puso en marcha y conseguimos regularizar su situación. Volvería a hacerlo un millón de veces. Lo haré cuando se tercie, sr. Gallardón, no tenga duda. A pesar de las veladas amenazas que asoman del indecente texto de su reforma del Código Penal. Se lo digo a la carita, sin esconderme sr. ministro de injusticia. No pienso obedecer una ignominiosa ley que castiga el altruismo y la colaboración entre los seres humanos. No me da la republicana gana. En cualquier caso, aplíquense la reforma a ustedes mismos. ¿No dicen que el matiz está en que haya ánimo de lucro? Pues humildemente pienso que lo hay en esa norma que permite "comprar" la nacionalidad a un extranjero si desembolsa más de 160.000 euros por un piso.
Curioso síndrome sufre este gobierno. No puede ver la viga de la indecencia que lleva clavada en la plena córnea. Pero escudriña meticulosamente en nuestros ojos, buscando una brizna de solidaridad o rebeldía, para pasar a aplastarla.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris