Facebook Twitter Google +1     Admin

FIEBRE

La fiebre no siempre es el síntoma físico de una patología. A menudo es un estado mental que se desencadena tras padecer una grave infección de la esperanza. España desesperanzada, infectada hasta la médula del alma, arde febril de punta a punta. Los agentes exógenos que provocan nuestras calenturas son bien conocidos: desempleo, reforma laboral, recortes de la sanidad y educación pública... Un rosario interminable de agresiones salpicadas de pétreas sonrisas patronales, cortes de manga de banqueros y contundencia policial contra los insumisos.
 El ambiente está tan contaminado, la atmósfera es tan sofocante, que muchos sentimos como se nos alborota la sangre obrera que permanecía dormida en nuestras venas. Ese gen que Vallejo-Najera quería erradicar del suelo patrio resurge desafiante. Asqueado de ver como, además de robarnos el estado de bienestar, nos humillan y calumnian.
Dice la prensa canalla que las movilizaciones callejeras las dirige el PSOE. Eso solo lo puede creer quien no acude a las mismas. Quien no escucha los gritos contra el bipartidismo neoliberal. Contra el núcleo de este podrido sistema. Los dispensadores mediáticos de odio señalan que escoger la fecha del 11-M como ensayo de la Huelga General es una afrenta a las víctimas. Una burla. Lo sueltan apretando los labios con los dientes. Reprimiéndose la risa de hienas carroñeras. Olvidan quizás que, los que cayeron en ese trágico atentado, eran hermanos nuestros.
 Sangre obrera, igual que la que ahora bulle vehemente, que fué derramada por la sinrazón terrorista. Pero también por la decisión de un gobierno de hacernos cómplices en una guerra ilegal e injusta pergeñada por mentiras. Un gobierno que no quiso escuchar las voces de la calle. Como ahora.
Puede que vivieramos la fantasía burguesa del proletariado durante algún tiempo. Eso forma parte del pasado. La Gran Estafa ha decidido ponernos de nuevo en nuestro sitio. Aquí solo se piensa repartir la miseria, nos lo están dejando claro. Mientras tanto, la fiebre social sigue subiendo.
Dicen que lo que no te mata... te hace resistente. Resistiremos pues. Luego, ya veremos lo que pasa.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris