Facebook Twitter Google +1     Admin

GOLPE A GOLPE

20110701111422-70545-g.jpg

Foto: Primo Romero

Siempre he tratado de educar a mis hijos para que fueran felices y aprendieran a pensar con el corazón. Puede parecer un plan poco ambicioso que además les conduzca a tener un futuro incierto. Seguramente sería más práctico haberles inculcado otros valores en auge como la competitividad  o la importancia de la apariencia para medrar convenientemente en sociedad. O aconsejarles que opositaran para conseguir un empleo estable a cargo del estado. Como policía, por ejemplo. Pero mi instinto lobuno se inclinó por criar seres humanos libres, respetuosos y solidarios con el prójimo. Actualmente, ellos son mis mejores instructores en cuestiones de compromiso y coherencia. Por eso, con un criterio equivocado o no, uno de ellos formaba parte de los jóvenes que se resistieron pacíficamente, sentados en la puerta y sin ejercer ningún tipo de violencia, al desalojo del edificio ocupado en la calle Lagasca de Zaragoza. "El Paraguas", que se constituyó como sede del 15-M en la ciudad, puso el dedo en la llaga. Con la propiedad privada hemos topado. Y mucho más si la propiedad es de un banco como La Caixa. De nada ha servido que el edificio llevara lustros abandonado y que los muchachos lo hayan saneado y desratizado. Ni que su pretensión al ocuparlo fuera la de acomodar las viviendas para que se destinaran a realojar familias desahuciadas a cambio de una renta baja de alquiler. La imagen que se quiere dar de ellos es la de unos anti-sistema inadaptados que se adueñan de algo que no es suyo. En realidad, piensan y actúan con un alto criterio de justicia social. Son más valientes y consecuentes que nosotros, aun cuando se equivocan, y asumen las consecuencias. Por eso, cuando fuí a buscar a mi hijo al hospital donde le mandó la actuación policial y vi las marcas de los golpes que había recibido no sentí ira. Al contrario, una oleada de orgullo me recorrió al topar con su sonrisa amable destinada a tranquilizarme. Los golpes no pudieron quebrarle la dulzura ni la determinación. Tampoco han hecho mella en su naturaleza no violenta ni en la intuición de que cambiar la realidad que nos ofende debe hacerse por la vía de la paz. Yo hubiera deseado que el camino de mis hijos estuviera sembrado de abrazos pero no puedo protegerles de todos los palos y emboscadas que les prepara la vida.  Episodios como éste, en los que golpe a golpe tratarán de arrebatarles la esperanza. Pero cuando miro dentro de sus ojos, veo el nuevo mundo que ya se está fraguando a pesar de toda la brutalidad con la que quieren someterlo. Y me siento feliz.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

gravatar.comAutor: Robin Jud

Somos muchas madres, muchos hijos,...
las que estamos cambiando esto.

Su violencia es su impotencia.
La revolución, pese a todo, está naciendo.

Ánimo, compa

Fecha: 01/07/2011 15:50.


gravatar.comAutor: Tina

Muy bonitas tus palabras.Un mundo nuevo nos espera,seguro que lo conseguimos.

Fecha: 01/08/2011 13:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris