Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPÍRITU DE HUMANIDAD

20090904101158-obama-israel2-080723-mn.jpg

Espíritu de Humanidad es el nombre de una embarcación que transportaba ayuda humanitaria a los niños de Gaza. En ella viajaba, junto a otros 21 activistas del Movimiento por la Libertad de Gaza, una mujer llamada Cynthia McKinney que fué congresista en EEUU, candidata a la presidencia y a la que se considera líder del Movimiento Negro por los derechos civiles.  La carga de medicinas y jueguetes nunca llegó a su destino. La Marina Israelí los rodeó en aguas internacionales. Asaltaron su barco, desmantelaron su equipo de navegación, confiscaron la nave y por último, arrestaron a toda la tripulación que permaneció una semana confinada en calabozos de Israel. A pesar del insólito hecho de que una aliado de EEUU, que recibe más ayuda militar norteamericana que ningún otro país del planeta, haya mandado a chirona a una ex-congresista de esta nacionalidad, prácticamente ningún medio estadounidense se hizo eco de la noticia. Una férrea censura informativa que se hizo extensible a toda la comunidad internacional. Si no se habla de ello, no existe. Porque, ¿cómo se puede justificar esta intervención israelí? ¿Cuál era el grave delito que estaban cometiendo McKinney y sus compañeros? ¿ Llevar auxilio y solidaridad a unos seres humanos oprimidos en tierras ocupadas? Esta violación de las Leyes Internacionales y su manto cómplice de silencio consiguieron que el Espíritu de la Humanidad no llevara ni una gota de esperanza a las gentes de Gaza. Una metáfora irónica y cruel para el pueblo palestino. Una vergüenza para el resto de la humanidad que desconoce en qué momento exacto, decidió desprenderse de su espíritu para aprender a mirar hacia otro lado.

Publicado en Diario del Alto Aragón el 7 de septiembre del 2009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris