Facebook Twitter Google +1     Admin

ORGANIZAR LA ESPERANZA

20090224160548-011-08.jpg

Ahora que los valores que impulsaron el neoliberalismo se agitan como cuchillos en torno a las gargantas de todos los ciudadanos del planeta, tenemos la obligación de organizar la resistencia y dar respuesta a los aluviones de nuevas cuestiones que se nos plantean. No basta con rechazar un sistema que se ha revelado como un monstruo, con la acuciante necesidad de devorar a todos sus hijos. Ha llegado el momento de rescatar la utopía. De sacarla del armario donde el individualismo imperante la mantenía escondida, como una vergüenza inútil y polvorienta.
Miles de colectivos en todo el mundo: campesinos, jóvenes, indigenistas, ecologistas… –todo el que cree que otro mundo es posible y necesario– conforman las huestes en cuyos corazones prende la llama imprescindible para cocinar la esperanza. Frente a la atomización a la que ha sido sometido el individuo, con el único fin de convertirlo en consumidor o en producto desechable, surge un nuevo desafío: aglutinar todas estas fuerzas e impregnarlas de nuevos valores como la ética, la justicia social, el respeto a la naturaleza y la solidaridad entre los pueblos. Todo esto debe ser traducido a proyectos políticos y culturales que sirvan de cimiento para reconstruir la sociedad.
En resumen, el cambio debe venir de la mano de un renacimiento espiritual que priorice estos principios sobre el mercantilismo depredador. Las alternativas no van a nacer de los sesudos cerebros de los intelectuales, ni de los programas políticos de ningún partido. Los movimientos populares son los depositarios de las claves para lograr un nuevo orden.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris