Facebook Twitter Google +1     Admin

ELLOS DICEN MIERDA Y NOSOTROS AMÉN


 La semana no ha sido favorable a la libertad de expresión. Unos cuantos raperos van a ir a la cárcel simplemente por cantar. Es cierto que algunas de sus letras son bastante salvajes y políticamente incorrectas. Aunque puedo asegurar que, los que fuimos jóvenes en los ochenta, podríamos citar multitud de grupos con mensajes tanto o más brutales que los temas de Valtonyc o de los barbilampiños "Fariña".
 Uno de mis preferidos era el grupo punk "La polla records". Sus temas tenían un alto contenido de crítica social (curiosamente extrapolable treinta años después) y les aseguro que no se andaban con ambigüedades ni paños calientes. En su canción "Delincuencia" hacían uso de la floreciente, en aquellos años, libertad de expresión para definir el entorno socio-político de la siguiente manera:
"Liquidar la delincuencia es una plaga social, una raza despreciable, una raza a exterminar. Banqueros, unos ladrones sin palanca y de día , políticos estafadores juegan a vivir de ti. Fabricantes de armamento eso es jeta de cemento. Las religiones calmantes y las pandas de uniforme ...Delincuencia, delincuencia es la vuestra. ¡Asquerosos!, delincuencia es la vuestra. Vosotros haceis la ley."
 O esa otra versión del cuento de los enanitos (proletarios) que decidían matar al patrón explotador mientras silbaban alegremente la melodía de Walt Disney. Si fuera ahora, mi colega "El Flipas" y su banda hubieran acabado en la Audiencia Nacional y se podrían comer unos buenos años a la sombra. Sin embargo, pese a la dureza de sus letras, ninguno de los seguidores de "La Polla Records" acabamos asesinando banqueros o empresarios. Más bien, ambos gremios, han continuado chupándonos la sangre a los pobres enanitos hasta dejarnos en un puro pellejo.
Las letras de los raperos son controvertida como lo son muchas formas de expresión artística. Están hechas para provocar a una sociedad demasiado aborregada para escandalizarse por la corrupción generalizada que pudre el sistema y pone en peligro lo poco que queda del estado de bienestar. En este país va antes a la cárcel un rapero que un ladrón de guante blanco. ¡Tan sensibles para algunas cosas y tan permisivos para dejarnos robar la cartera!
Porque, al fin y al cabo, es normal que a uno le puedan enchironar por decir que los Borbones se pasan la justicia por el forro de los toisones, que el rey emérito ha dilapidado el generoso sueldo que entre todos le pagamos en señoras putas (a las que ordenaba tirar por la borda de su yate si Sofía aparecía por sorpresa). O hacer chistes revenidos como que Carrero Blanco era un político de "altos vuelos". Es normal, porque en algún instante que se me escapa hemos entrado en un bucle que nos ha devuelto de cabeza a la Edad Media.
En cualquier caso, estas dos sentencias judiciales y la autocensura que ARCO ha realizado retirando una exposición del artista Santiago Serra sobre presos políticos en España nos confirma que hay mucho interés en apretar bien la mordaza.
Es verdad que hay artistas que pueden herir la sensibilidad de alguien pergeñando auténticos engendros. ¿Pero se debe criminalizar el mal gusto? Yo no soy partidaria en absoluto. Sin ir más lejos, la letra del himno de España de Marta Sánchez. Cuando la escuché, mi primera impresión es que la había escrito un niño de cuatro años. Pero luego, analizando las estrofas, vi que la cosa iba más allá de unos ripios horribles. Al parecer, la criatura, añora mucho esta tierra que la vio nacer. Pero eso sí, tributando y viviendo en Miami.
¡Lo que tiene que hacer una para seguir en el "candelabro"! Y si no te pillan, por sosa, en un reality de vips en decadencia habrá que ganarse la vida gritando a los cuatro vientos que no pide perdón porque el rojo y amarillo brillan en su corazón. ¡MIra, igual que las pulseras que estaban tan de moda entre los encausados de la Gürtel! ¡Se me saltan las lágrimas ante tanto alarde de patrioterismo carroñero!. Pero aún así, yo no metería a la pobre Marta a la cárcel. Además la moza ya ha dicho que al que no le guste su himno, que se vaya de España. A ella no le debe emocionar tampoco, por eso vivirá fuera.
Como despedida (a lo mejor definitiva por estos tiempos que corren) y en apoyo a la libertad de expresión contra viento y marea, les dejo la letra de uno de mis temas favoritos de Evaristo y compañía. ¡Va por los chavales condenados!. Y por esa entelequia llamada democracia que anda estos tiempos más desnortada que nunca:

ELLOS DICEN MIERDA

"Mis colegas quedan tiraos por el camino
y cuántos más van a quedar
Cuánto viviremos cuánto tiempo viviremos
en esta absurda derrota sin final.
Dos semanas, tres semanas
o cuarenta mil mañanas, qué pringue
la madre de dios
Cuánto horror habrá que ver
cuántos golpes recibir,
cuánta gente tendrá que morir
La cabeza bien cuidada
o muy bien estropeada y nada
nada que agradecer
Dentro de nuestro vacío
sólo queda en pie el orgullo, por eso
seguiremos de pie.
Mogollón de gente vive trístemente
y van a morir democráticamente
y yo y yo
y yo no quiero callarme
La moral prohíbe que nadie proteste
ellos dicen mierda y nosotros amén
amén amén
amén a menudo llueve..."

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris