Facebook Twitter Google +1     Admin

FORREST-MARIANO-GUMP

20180125122007-cc-2469577-ed3f1ec3ea3944aab592d9379cb6435b-meme-otros-algun-dia-mariano-pondra-las-cosas-en-su-sitio-incluido-a-si-mismo.jpg
España es un gran país. Una tierra preñada de oportunidades donde, cierto tipo de individuos que rayan la indigencia intelectual, encuentran la posibilidad de realizarse en política e incluso ocupar puestos destacados. Uno de los ejemplos más llamativos de la exitosa integración de esta clase de borderlines lo tenemos en M.Rajoy. Mariano tiene su chispa pero hay que reconocer que como parlamentario no es precisamente un Castelar. Tampoco es un estadista ni posee ninguna cualidad destacada, salvando su mítico cuajo, para presidir la nación. Sin embargo esta absoluta falta de talento no ha sido óbice ni cortapisa para llegar tan alto. Muy por el contrario, a la cabeza de un partido corrupto hasta las trancas nadie como Mariano para esquivar la balacera zigzagueando a paso rápido de escándalo en escándalo. Como el amigo Forrest, pero a trote cochinero.
Aún así al presi y sus secuaces les están creciendo los enanos de la Gürtel. Algunos, como Ricardo Costa, han recuperado la memoria casi con diez años de retraso y están cantando la traviata. El PP se financió con dinero ilegal siguiendo las instrucciones de la cúpula. Empresarios marrulleros y políticos patrioteros desfilan por los juzgados relatando una trama gangsteriana. Institucionalizada con la misma naturalidad con la que los chicos de Capone entendían la extorsión. Como una actividad empresarial con ánimo de lucro.
Menos mal que les queda Puigdemont . ¿Cómo iban a detenerlo en este preciso momento? Si lo meten en la cárcel el foco mediático puede girarse hacia el muladar sobre el que se cimienta el partido pepero.
 Mientras Zoilo elucubra sobre si Puigdemont entrará en España dentro de un maletero o disfrazado de lagarterana, el clamoroso escándalo de la financiación ilegal se convierte en un murmullo apenas perceptible. Es lo que hacen los trileros  para engañar al respetable. Pero a lo zafio. ¿Qué el catalán revoltoso quiere que le detengan? Pues va a ser que no. Ya que hay poco pan (y parece que nos lo han robado)... ¡que viva el circo!
Y en los circos siempre hay un payaso tonto que provoca ternura y un poco de grima. ¿Adivinan quién podría encarnar este papel? Pues a mí sí se me ocurre. Sobre todo cuando el presidente del estado español responde sobre cuestiones tan serias como la brecha salarial entre hombres y mujeres con un inquietante: "No nos metamos en eso". ¿Perdón? Eso me suena a otro tipo que ya dijo hace tiempo a los españoles: "Hagan como yo, no se metan en política"
Según Rajoy, que no exista una discriminación salarial entre los dos sexos no es parte de sus competencias. En otros países europeos, como Islandia, se ha convertido en ley. Pero ya se sabe que existen varias categorías de democracia y nosotros vamos a otra velocidad. Concretamente a la del AVE de Castellón que inauguró el presidente y, del que se rumorea, fue adelantado por un galápago mutilado que reptaba sobre sus patas delanteras.
"No nos metamos en esto" es una cantinela extrapolable. No nos metamos en procurar una sociedad más justa, ni en las pensiones, ni en la dependencia, ni en la esclavitud laboral que sufren muchos jóvenes.. pero sobre todo: No nos metamos en las cosas de la corrupción.
 Para meternos con alguien ya tenemos Cataluña. ¡A por ellos!, azuzan los patriotas que, como Costa o Camps, llevan la bandera de España rodeando su muñeca. ¡Que no acabe el espectáculo! ¡Será por falta de payasos!

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris