Facebook Twitter Google +1     Admin

TRIPAS, CEREBRO Y CORAZÓN

20150202110407-a56c7be3004ace056c0f6a7067003df5.jpg
Cuando surgió el 15-M, desde sectores incluso progresistas, se acusaba al movimiento de su falta de concreción a la hora de materializar políticamente su discurso. Los rayos de Sol que se extendieron por las plazas de casi todas las ciudades del país eran contempladas con escepticismo y reprimidas por presuntos motivos de "higiene"  y mala imagen para la actividad comercial. Pero los manguerazos y mamporrazos perseguían otro tipo de limpieza. Las vías públicas habían pasado a ser improvisadas ágoras donde los jóvenes, anteriormente acusados de apáticos respecto a la realidad social, debatían sobre libertad o derechos civiles y soñaban con gestar un mundo más justo, más a la medida de la gente.
Esa "desinfección" preventiva del germen idealista no resultó eficaz pese a la saña que los poderes fácticos emplearon en ello. De pronto, un relé que activó la esperanza se disparó en la cabeza de muchos jóvenes. Pero también en las de muchas mujeres y hombres adultos, incluso jubilados, que entendimos que el 15_M podía ser una escuela para que la ciudadanía recuperase algún día la democracia. Entonces el movimiento dio un paso adelante aceptando el reto de saltar a la arena política. ¿Acaso no les desafiaban a ello? Y de esos rayos de sol que empezaron a rasgar las tinieblas que nos envolvían, surgió lo que ahora conocemos por PODEMOS.
Hay quienes sostienen que el fenómeno se pergeñó en una probeta de la Complutense con fines experimentales. Pero ni Iglesias es el doctor Frankenstein, ni Monedero su Igor. El cadáver de la democracia, o el estado catatónico en el que se encuentra, no depende de un laboratorio o un milagro para volver a la vida.Su resurrección está en manos de la voluntad de miles de personas anónimas que (a golpe de tripas, cerebro y mucho corazón) intentan diseñar una instrumento que garantice los principios elementales de libertad e igualdad para que cualquier sociedad prospere. No es una tarea fácil en un entorno macroeconómico hostil. Las alimañas, las de dentro y las de fuera, están desconcertadas. Intentan cercarnos con el miedo.
¿Qué les pasa a los borregos?- se preguntan inquietos- ¿es que ya no quieren servirnos de comida?
En Sol y las calles aledañas, una muchedumbre hormigueó de nuevo el día 31. Se comenta que fue una demostración de poderío. Que no reivindicaba nada en concreto. O más bien todo.
Tripas, cerebro y corazón pueden ser solo vísceras. Apetecibles a los ojos de los gourmets  elitistas, depravados y caníbales. Pero cuando se juntan todas en un solo grito logran mover las entrañas de los antropófagos. Tanta casquería junta les da mucho yuyu. Apenas entienden nada. Se produce un bombardeo intensivo sobre Podemos. Demasiado tarde. Los borregos nos hemos puesto estupendos.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris