Facebook Twitter Google +1     Admin

CIERZO ROJO

20140815105344-images.jpg
Cuando una piensa que en este país ya no caben más escándalos, la casta política y empresarial que padecemos da otro giro de tuerca en su espiral de desfachatez y latrocinio.
No va más, señores. Aquí da la impresión de que nos roba hasta el Tato. Dirigentes de la patronal, mandatarios políticos u "honorables" sagas familiares como las de los Pujol actúan como auténticas bandas organizadas saqueando el patrimonio público. El entramado corrupto tiene que tener largos tentáculos para que se produzcan situaciones tan kafkianas como que Jordi Pujol junior recibiera de Hacienda una devolución por el triple de los ingresos de su empresa. Prueben ustedes, mindundis como servidora, a escaquear un euro al fisco. Toda la furia tributaria recaería sobre nuestras defraudadoras testas. Otra modalidad de la indecencia son las "mordidas" que muchos responsables políticos o de la administración ven como un suplemento de sus honorarios.
 La privatización para realizar tareas que pueden ser realizadas desde la gestión pública no responde a otra causa que la de entregar el dinero de todos a la rapiña de empresas que luego agradecerán la concesión con abultados sobres. No hay mas que observar la conflictividad laboral que es constante en las subcontratas municipales y autonómicas.
Las contratas son adjudicadas a grandes empresas que presentan presupuestos temerarios. Luego,  para rentabilizar el business, necesitan arrasar puestos de trabajo y derechos laborales con el resultado de la prestación de un servicio precario y deteriorado. Barrenderos, limpiadoras, jardineros, lavanderos... pertenecemos a otra subcasta. Mercancía proletaria que engorda la buchaca de honorables cuatreros. Pero oigan, todo tiene un límite. Y los presuntos esclavos somos alérgicos a los grilletes. Están soplando nuevos vientos en el panorama político. Quizás, las trabajadoras y trabajadores de las subcontratas debamos pasar a la ofensiva desmontando este garito de trampas y mentiras. Es cuestión de echar cuentas. Y las tenemos hechas.
Confrontándolas con las suyas ante la opinión pública, ¿cuál puede ser la excusa para mantener este sistema? Lo han adivinado sí. No hay excusa, es pura codicia.
 Como he dicho antes, están soplando nuevos vientos. Nuevos aires que quieren purificar la peste a podrido que respiramos. Desde Aragón arrimaremos el Cierzo, que no es cojo.
 Que hay que que "aventar" a la mierda, (como diría "el abuelo") mucha, mucha mierda. Cierzo rojo.
15/08/2014 10:53 ana cuevas pascual #. laborales

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris