Facebook Twitter Google +1     Admin

DEFENSA PROPIA

20140722105537-gaza-vineta-pablo-1-thumb1.jpg
Crecí escuchando de boca de mi padre el Holocausto al que fueron sometidos los judíos durante la segunda guerra mundial. Ese relato de horror, la sinrazón que exterminó millones de vidas de hombres, mujeres y niños me hizo descubrir el lado más cruel de la naturaleza humana y empatizar con un pueblo que había sido el primer objetivo de la locura asesina del nazismo.
¿Como entender ahora el comportamiento de los descendientes de esas víctimas con el pueblo Palestino? Los cuerpos destrozados de los niños se multiplican en ese enorme campo de concentración a cielo abierto  mientras los israelíes observan desde lo alto de una colina el macabro espectáculo festejando la lluvia de fuego y muerte que su gobierno lanza sobre Gaza.
 El origen de esta última ofensiva parece ser el secuestro y asesinato de tres adolescentes judíos a manos de Hamas. Ojo por ojo, diente por diente. Pero cada globo ocular o incisivo hebreo perdido se paga con un rimero de cadáveres palestinos. ¿Defensa propia? He leído que una semana antes del secuestro de los tres jóvenes el jefe del Mossad lanzó una inquietante pregunta en un periódico: ¿Qué pasaría si tres adolescentes israelíes fueran secuestrados en una de las colonias? ¿Acaso se trata de un profeta, un visionario? Mi escepticismo me lleva a pensar que algunas casualidades no existen. Y esta es una de ellas. El gobierno de Israel necesita seguir alimentando la matanza y no escatima en mentiras para hacerlo. Los motivos son de variada índole, principalmente políticos. Conseguir el apoyo de los más radicales y belicistas, ocultar con una cortina de misiles y una sangría de muertos los asuntos turbios de sus mandamases, probar las armas que fabrican y darles salida en el coto de caza particular en la que han convertido el territorio de Gaza. Y sobre todo, evitar el reconocimiento del Estado Palestino extendiendo el calificativo de terroristas a todos los ciudadanos de la franja. No están matando criaturas, a su criterio, sino potenciales miembros de Hamas a los que hay que erradicar antes de llegar a ser adultos. 
En el 2009, un programa de ¿humor? de la televisión de Israel, llamado "Un país maravilloso", satirizaba  el conflicto atribuyendo puntos por cada muerto palestino. Deben haber perdido ya la cuenta. Igual que la humanidad y la memoria. Porque es inevitable recordar, al menos yo lo hago, como el nazismo justificó el exterminio satirizando a los judíos, mostrándolos ante la opinión pública como seres infrahumanos que merecían el trato recibido.  Pero la comunidad internacional define como guerra lo que no deja de ser una carnicería que siguen sumando puntos para el poderoso Estado de Israel. El propio Obama legitimiza la masacre. Y el resto del mundo contemplamos desde nuestras insensibles atalayas los cuerpos mutilados de los palestinos como si se tratara de una representación gore e irreal que apenas nos incumbe. ¿Es Hamas quien fabrica terroristas? Cuando se crece con el hostigamiento continúo, cuando tus padres, hermanos e hijos son masacrados ante la indiferencia internacional (ya hay familias enteras que han perecido en los bombardeos), cuando arrinconan a tu pueblo entre el fuego y el mar con el propósito de borrarlo de la faz de la tierra... ¿qué cabe esperar? ¿Defensa propia? ¡Y una mierda!

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gabriela

este escrito me parece muy interesante la verdad es que algunas personas aun no tomamos conciencia de que es lo que realmente sucede, simplemente vemos las cosas como un narrador omnisciente neutro que lo único que hace es quedarse fuera del asunto, debemos recordar que esas personas masacradas son exactamente eso personas, y tienes familia al igual que nosotros, tal vez poniéndonos en su lugar por un momento nos demos cuenta del terror que sufren y los daños irreparables que dejan estos atroces actos.

Fecha: 01/11/2014 00:27.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris