Facebook Twitter Google +1     Admin

LA VERDADERA PATRIA

Decía Rilke que la verdadera patria del ser humano es la infancia. Las atenciones, la educación, las experiencias que acumulamos en la niñez, infieren para bien o para mal en el carácter y la personalidad del futuro adulto. Si verdaderamente el objetivo de los estados fuera engrandecer su "Patria", nunca permitiría una infancia mal alimentada, desahuciada de sus casas o excluida de un sistema educativo de calidad. Por el contrario, pondrían a su disposición todos los medios y cuidados para lograr una sociedad sana y equilibrada el día de mañana. Si proteger y hacer grande a la patria fuera su objetivo, no tendrían lugar las penalidades que muchas criaturas están pasando en estos tiempos. Las hay de todo tipo, depende de los países y de la mala entraña de sus dirigentes. Si en estados presuntamente civilizados como el nuestro, el número de menores en riesgo se multiplica vergonzosamente, en los menos desarrollados las situaciones llegan a ser dantescas. La esclavitud, la prostitución o la mendicidad infantil son consentidos por muchos gobiernos cuyos líderes se llenan la boca de loas a la patria. La pobreza extrema que generan sus políticas es el origen de casi todas las miserias que padecen estas criaturas. Pero lejos de rescatar a sus víctimas, optan por criminalizarlas. Recientemente, un profesor universitario egipcio de ética y moral (¡Ojo al dato!), ha propuesto una radical solución a la antiestética pobreza infantil en su país. Argumentando que la rehabilitación de los niños de la calle es costosa y difícil sugiere una solución final al estilo de las fuerzas de seguridad brasileñas en los años noventa. ¿Recuerdan a los Escuadrones de la Muerte? Dejaron un reguero de cientos de cadáveres de pequeños cuyo mayor delito había sido el desamparo que sufrían. Aquí, nadie se atrevería a manifestarse en esos términos. Nuestros gerifaltes no son unos salvajes. Sus métodos son más sofisticados, menos gore. Total, para asesinar el futuro de la patria no se necesitan pistoleros. Solo hace falta una buena podadora que recorte la educación, la sanidad, la dependencia, las ayudas sociales... Y eso sí, tener mucho cuajo para seguir declarándose patriotas mientras perpetran la matanza. Mucho cuajo y en el lugar del corazón, una patata putrefacta.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris