Facebook Twitter Google +1     Admin

¿HOMO SAPIENS?

20140605114812-images.jpgDentro del maremágnum social y político que nos envuelve nos cuesta escuchar los desesperados gritos de socorro del Planeta. Y lo hace a pleno pulmón constantemente, no solo el día mundial del medio ambiente. Cada minuto, cada segundo que el ser humano invierte en esquilmar el entorno que le sustenta, la madre tierra nos avisa de que nuestra prepotencia de monos parlantes y embusteros nos va a traer la ruina. Otra clase de ruina, mucho más abismal que la económica, para toda nuestra especie. Chernobyl o Fukushima acarrearon consecuencias letales para millones de personas. Una muerte invisible y silenciosa que emponzoñó el aire, las tierras y las aguas durante cientos, quizás miles, de años. Pero como ya se sabe, somos el único animal que tropieza dos o más veces en la misma piedra. En España, un homínido arrogante que ejerce de ministro, nos planta un pedrusco del tamaño de la central de Garoña aduciendo razones crematísticas. Que hay dinero de por medio, no tengo duda. El dinero que da poder a las grandes compañías eléctricas para influir en las decisiones políticas que han reventado nuestra puntera industria de las renovables y puede volver operativa a una central obsoleta, con un reactor similar al de Fukushima, e incluso lograr que se prolongue su vida sesenta años. El ministro Soria  ya fue capaz de poner un impuesto al sol, así como suena, para evitar que empresas y particulares puedan generar su propia electricidad y consumir menos energías fósiles o de origen nuclear, lo que acabaría reventando el lobby que mantienen las eléctricas. Soria es el vivo ejemplo de que la evolución humana es incompleta. Apuesta por las prospecciones petrolíferas, el fracking y por reabrir Garoña. O le mueven intereses financieros muy siniestros o se trata de un peligroso psicópata que persigue reventar el país por los cuatro costados. En cualquier caso, algo falla. Hay una grave anomalía en esta clase de tipos que conspiran, aunque sea por cifras astronómicas, contra el armazón que también sostiene su existencia. Alguna tara que ha convertido al ser humano en el mayor depredador de su propia especie y todo lo que le rodea. Por eso creo que hay que darle una vuelta de tuerca a eso de la evolución y ponerle un prefijo. Una re-evolución que nos ajuste de nuevo en la sintonía del Planeta. Conservar lo que nos da la vida parece lo más sensato e instintivo. Los que anteponen el dinero solo son versos sueltos, como Soria. Perversas variables de la  auténtica evolución humana dispuestas a apedrear su propio tejado, y especialmente el ajeno, por dinero. Si además dejamos que sean estos especímenes loskies del cotarro, la cosa se pone de color hormiga. Osea que no nos queda de otra, ¡Vive la re-evolution! o no quedará bicho viviente en el Planeta.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Chema Tante

Estupendo artículo: http://www.lacasademitia.es/articulo/firmas/soria-homo-sapiens-ana-cuevas-pascual/20140610070903031133.html

Fecha: 10/06/2014 08:13.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris