Facebook Twitter Google +1     Admin

LA CONJURA ROJINEGRA

Viendo la televisión estos últimos días me encontré con una cuasi-unánime opinión entre los tertulianos de diferentes programas con respecto a la autoría de las acciones violentas que se produjeron en el barrio del Gamonal. Con seguridad absoluta, sentenciaban que se trataba de grupúsculos anarquistas itinerantes. Pequeñas bombas de odio cuyo único fin es sembrar el caos y el terror a tontas y a locas. No sirvió de mucho que los vecinos insistieran en que no estaban dirigidos por anarquistas ni quicemayistas. Ni que hicieran hincapié en que, expresamente, repudiaban cualquier simbología política. La suya era una reivindicación ciudadana. Tampoco les frenó el hecho de que los detenidos no fueran ceneteros insignes sino gente del barrio sin antecedentes. La sombra de la conspiración anarquista ponía como motos a los contertulios. Días después, una concentración pacífica de apoyo al barrio burgalés en Zaragoza acabó en una batalla urbana en el casco viejo zaragozano. El barrio de La Madalena (donde casualmente se encuentran las sedes de la CNT, la CGT y el PC) fue tomado por un despliegue policial que podía bastar para invadir un país mediano. Antes de que se produjeran los incidentes, la policía ya estaba apostada en la puerta de los presuntos alborotadores. En mi pueblo a eso se le llama provocar un poco, ¿no?. Una caza de brujas que luego acaba como acaba.
En este punto, he de manifestar que servidora también forma parte de un sindicato libertario. Durante treinta años he participado en causas sociales y medioambientales con filosofía pacifista y acciones no violentas, igual que mis compañeros. Exponiendo únicamente nuestra propia integridad física y libertad.
 No llevamos una bomba bajo el brazo. Mucho peor. Nuestro arsenal es el deseo de una democracia directa, participativa, con consejos de ciudadanos y trabajadores. Una sociedad basada en la libertad y la igualdad que no esté subordinada a la élite política y económica. Y no aceptamos las tiranías ya sean financieras, religiosas, sexuales o institucionales.
 Esto tiene más peligro que cuatro contenedores ardiendo, créanme. El hecho de que no nos resignemos. De que no desmayemos en el ideal de un mundo mejor.
Como ya expresó una de las charlatanas, perdón quise decir tertulianas, matutinas: ¿Qué será lo próximo? ¿Pedir que esta sea una democracia asamblearia donde cualquiera pueda opinar?
 Pues oiga, en vista de lo visto, igual había que probar. Digo yo que ya va siendo hora.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Juan Pedro

completamente de acuerdo con lo que dices, pero que voy a decir yo si comulgo con tus ideales.

Fecha: 23/01/2014 10:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris