Facebook Twitter Google +1     Admin

YO SOY DIOS

Una mujer asistía a la misa del Gallo sentada entre los primeros bancos de la sobrecogedora catedral alemana. De repente, se deshizo de su ropa para subir al altar y mostrar las palabras escritas en su torso: Yo soy dios. La noticia corrió por los informativos internacionales. Una oleada de indignación inundó las respetables calaveras de la gente de orden. Yo la vi en el televisor de un bar de barrio. Dos tipos grasientos, alopécicos y con aspecto de padecer de flatulencias, comentaban a mi lado la jugada: Si por lo menos tuviera buenas "lolas". La opinión pública se movió entre el desprecio y el rechazo hacia el gesto de la activista de Femen. Esta hipócrita sociedad del patriarcado, a la que tan generosamente han contribuido las creencias religiosas, se escandaliza más por ver dos tetas reivindicativas que por la opresión, explotación y perdida de los derechos de todo el género femenino. A las mujeres, pese a suponer más de la mitad de la población, se nos sigue tutelando en virtud de una presunta debilidad emocional e inferioridad intelectual que nos hace más proclives al "pecado". Por eso cualquier estado aconfesional como el nuestro (es decir, aconfesional como manda la santa madre iglesia) se siente con derecho a legislar nuestros ovarios e imponer maternidades no deseadas. Juegan a ser dioses. Someten nuestros cuerpos a los dogmas machistas de sus misóginos cultos. Y si nos rebelamos somos brujas. O delincuentes que pagarán por sus blasfemias en un fría celda. El cuerpo desnudo de la joven alemana es un desafío. Un guante tirado a la cara de los fariseos. Yo soy dios. No le falta razón. Hasta la fecha el cuerpo femenino es la única fuente real, más allá de las fábulas o mitologías religiosas, capaz de crear vida. Nosotras somos de carne y hueso. Unas diosas terrenales que están hasta las mismísimas de tiranos sobrenaturales y acólitos meapilas. Finalizo mencionando a las integrantes de Pussy Riot que han cumplido dos años de cárcel por cometer una osadía similar.  Ellas también irrumpieron semi-desnudas en un templo cantando a ritmo punk: Virgen María, echa a Putin. Pagaron por este horrible crimen pero no minaron su entereza. Las chicas son guerreras. La semilla de la rebeldía está sembrada. Que a nadie le extrañe que cualquier día un coro de íberas diosas cabreadas tome el templo del Pilar en pelota picada para entonar una jota que podría decir algo así: Virgencica del Pilar, echa a Mariano, Gallardón y Cospedal. Contenticas nos tienen.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris