Facebook Twitter Google +1     Admin

BRUJAS

20131117101857-brujas-hoguera1.jpg
La vida de una mujer apenas vale nada en gran parte del planeta. En la India, donde las mujeres son asesinadas o violadas incluso por los miembros de su  propia familia, un responsable de la policía declaró hace unos días: "Si no podemos acabar con las violaciones, disfrutémoslas". ¿Qué se puede añadir a esta demoledora expresión de desprecio hacia el género femenino? Pero la cosificación de la mujer no está constreñida a países en vía de desarrollo. En el civilizado mundo occidental se trafica con ellas, se les explota como esclavas sexuales, se les maltrata y discrimina laboralmente... y también son asesinadas. La herencia misógina que las religiones inculcaron a sangre y fuego, tiene vigencia hoy en día.  En los últimos diez años más de 700 mujeres han sido víctimas en España de lo que algunos definen como "crímenes domésticos" o "violencia de género". Ni siquiera una banda de criminales profesionales como los miembros de ETA pueden presumir de ostentar este macabro récord.
Mueren a manos de sus parejas, de sus maridos, hombres que nunca las vieron como seres libres e iguales y se sintieron dueños de sus vidas e incluso de su muerte. Aunque no son los únicos culpables. La ideología patriarcal forma parte del entramado social y político que nos legó el franquismo. Actualmente, el acoso y derribo contra la libertad de las mujeres y la equidad entre los géneros se está intensificando. La segregación en la escuela o el retroceso en la ley del aborto son el fruto de ese machismo rancio que promulgaba Pilar Primo de Rivera y que ahora, sus descendientes intelectuales y políticos, intentan imponer como ejemplo de virtud. "Cásate y se sumisa" es el título del manual que el arzobispo Martínez recomienda como libro de cabecera femenino. La escritora es una católica preconciliar que aconseja la sumisión, e incluso la enajenación mental, a las mujeres en relación con sus esposos. Sobra reproducir su contenido. Es más, me niego a hacerlo. Pero no quiero dejar de mostrar mi repugnancia porque un líder espiritual nos aconseje la esclavitud y la estulticia como única alternativa a ser asesinadas. Ya intentan recortar nuestra libertad afectiva y reproductiva. ¿Qué será lo próximo? ¿Reinstaurar el delito de brujería contra las que nos declaramos insumisas? Pues van a hacer corto de leña para apilar las hogueras porque (no gracias a dios sino a la razón y al coraje) existen muchas mujeres con vocación de seres humanos libres. Lo que ellos conocen tradicionalmente como Brujas. Servidora una de ellas.¡Y a mucha honra, oiga! 

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris