Facebook Twitter Google +1     Admin

SANGRE OBRERA

20131112204131-1383756281-697322-1383756348-noticia-normal.jpgA la vez que el ayuntamiento madrileño y las empresas de limpieza continúan su vampírica danza alrededor de los trabajadores en huelga, estos últimos han hecho una donación masiva de su sangre en agradecimiento al apoyo social recibido. Y es que este conflicto (como lo el de los autobuses zaragozanos o el de tantos otros colectivos que nos hemos visto obligados a ponernos en pie de guerra para defender nuestros puestos de trabajo) tiene mucho que ver con el valor de la proletaria hemoglobina. La oligarquía siempre ha necesitado libar de esa sangre obrera para conseguir acumular poder y fortuna. La lucha de clases no es un concepto nuevo aunque, tras décadas y décadas de pelear duramente para minorar la sangría patronal, se establecieron contratos y conquistas sociales que creímos que durarían para siempre. Pero se inventaron una crisis. Nadie me saca del coco que algún mago neocon se la sacó de un sombrero y a sus amiguitos, lo que se conoce por la élite financiera, se les afilaron los colmillos. Sintieron la llamada de esa sangre obrera, latiendo atemorizada por el desempleo y la precariedad, que se entregaría hipnóticamente a sus mordiscos. Y así nos tienen a todos los trabajadores, sunsidicos como un pellejo de vino. Sin embargo, algunos reaccionan. Han decidido, como los compañeros madrileños o los zaragozanos, hacer bullir la sangre obrera que corre por sus orgullosas venas. Plantar cara a una masacre laboral provocada, en ambos casos, por un combinado de ineptitud, posicionamiento ideológico e incluso oscuros intereses de los respectivos ayuntamientos. No es lo que se lleva. Incluso, entre algunos ciudadanos tiene mala prensa resistir al holocausto colectivo si a ellos les ocasiona la más mínima molestia. Esos no tienen sangre. O será que no les llega hasta el cerebro. Con un poco de suerte ,alguno recibirá la que han donado generosamente los huelguistas madrileños. ¿Quién sabe? A lo mejor, la misma Ana Botella o el alcalde Belloch, podrían disfrutar en un futuro una transfusión de denominación obrera. Aunque yo los veo más sangrientamente compatibles con las empresas que subcontratan. Con nuestra encabronada sangre fluyendo en su organismo, lo más leve, una urticaria. De ahí "pá" arriba. ¡Salud y viva la lucha obrera!
12/11/2013 20:41 ana cuevas pascual #. laborales

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris