Facebook Twitter Google +1     Admin

¿POR QUÉ NOS ODIAN?

20130307201703-imagen-8619.png
Una niña de quince años recibió una bala en la cabeza por promover la educación de las niñas en el Pakistan dominado por los talibanes. Por innumerables actos tan brutales o más que éste - incitados con demasiada frecuencia por fanatismos religiosos - la ONU ha celebrado una conferencia con el objeto de consensuar una normativa internacional que ayude a prevenir la violencia contra la mujer. Según sus informes, siete de cada diez mujeres en el mundo han sido víctimas de algún tipo de violencia. Más de 6.000 organismos internacionales se han adscrito a la Comisión. Parece lógico que, entrados en el s. XXI, se puedan sentar unas bases planetarias que garanticen que la religión, las costumbres o la tradición no deban ser utilizados como una excusa para evitar la obligación de un gobierno de eliminar la violencia. Como también resulta diáfano para cualquier ser civilizado que crea en la igualdad de géneros que, una violación aunque sea dentro del sacrosanto matrimonio, es un crimen deleznable. Para cualquiera menos para algunos estados como el Vaticano o Irán. Al parecer no apoyarán la iniciativa porque discrepan en "matices" como estos. Mentiría si dijera que me ha sorprendido la coincidencia. Ambas religiones sienten un desprecio similar por el género femenino. Un odio inspirado por un dios siempre antropomórfico que dicta leyes que se usan para denigrar y reprimir a las hembras de la especie.
La ministra de Igualdad de Género de Noruega, Inga Marte Thorkildsen ha declarado: “El Vaticano, las fuerzas religiosas conservadoras en Estados Unidos y Europa, los países católicos y musulmanes han unido sus fuerzas para impedir que las mujeres obtengan derechos sexuales”.
Vamos, la Conjura de los Iluminados Misóginos. Para esto si que hay alianza de civilizaciones. Aunque más que a una civilización, lo que estos tipos representan es al pensamiento retrógrado idóneo para la violencia no cese y la libertad sexual, intelectual y personal de la mujer no sea posible. Es una cuestión de poder, de no querer ver a las mujeres como iguales y tener que reconocerles derechos. Así de primitivo. Nos odian irracionalmente. Igual de irracionalmente que abrazan sus diferentes credos. Por una cuestión de fe ciega, tonta, falocéntrica y, ¿por qué no decirlo?, feminicida.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris