Facebook Twitter Google +1     Admin

"QUE PAREZCA UN ACIDENTE..."

20120816192004-1343161928-979484-1343207171-fotograma-7.jpg
Julian Assange cometió un crímen horrible. No hablo de la inconsistente acusación por la que Suecia pide su extradición. Cualquiera puede ver que es un teatrillo para poder echarle el guante. Muchos delincuentes sexuales huidos de la justicia campan a sus anchas por Europa. Incluso está documentado que España, es uno de sus lugares favoritos de destino. Sobre todo para los de nacionalidad británica. Pero no veo que el Reino Unido se rasgue las vestiduras reclamando la extradición de estos depredadores. Y eso que, en algunos casos, hablamos de peligrosos pederastas. Por eso resulta paradójico el celo con el que defienden la petición sueca sobre un caso que huele a chamusquina desde el planeta Jupiter. Hasta el punto de ponerse la Convención de Viena y la Carta de las Naciones Unidas por montera y amenazar con asaltar la embajada de Ecuador. ¿Y luego qué? ¿Les piensan declarar la guerra? Assange cometió un crímen horrible sí, pero no es el que le imputan. Destripó ante el mundo entero las cloacas de la democracia. En especial las de EEUU. Los tejemanejes subterráneos, sus trapos sucios. Verdades incómodas que pusieron al descubierto el lado más siniestro de la política. La calaña amoral de los que toman las decisiones importantes. Y en este sentido los británicos, como los estadounidenses, deben guardar muchos muertos en su armario. Cierran filas con el jefe americano hasta el esperpento y más allá. No quiero pensar qué haría nuestro gobierno si tuviera que posicionarse. ¡En fin!, que Assange la ha liado parda con el Wikileaks. Y dice su abogado que aún no ha sacado lo gordo. No me extraña que todos se pongan tan nerviosos. Si sigue saliendo podredumbre de las catacumbas no podrán sostener el espejismo de estas democracias fraudulentas. Ya no podrán hechizarnos con sus cuentas-cuentos de colores. Por otro lado, el presidente Correa nos da una lección de valor y da un paso adelante. Dice, alto y claro, lo que todos pensamos. Que se trata de una persecución política y que la vida de Assange corre peligro. Una lección de los humildes a las más rancias democracias occidentales. ¡En toda la boca! Estoy de acuerdo con los que temen por la integridad de Assange. Los que quieren silenciarlo están acostumbrados a resolver estas cosas drásticamente. Los documentos de Wikileaks nos han revelados sus métodos. Con Assange quieren hacer lo mismo que con nuestros anhelos de un sistema plural y transparente. Liquidarlos sin contemplaciones. Ellos sabrán cómo hacer para que parezca un accidente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris