Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS BRUJAS DE MARIANO Y EL HECHIZO DE DIENTE DE RATÓN

20120627204151-images.jpg
Las cosas como son, la chiripitiflaútica banda del gobierno tiene su retranca. Una gracia rancia que te deja un resquemor caústico en el alma, de acuerdo. Tan corrosiva y pueril que llegas a dudar entre si son tontos, se lo hacen o ambas cosa a la vez. Lo mismo te salen con una ministra de desempleo que ha experimentado una revelación mariana sobre la milagrosa salida de la crisis que, desde otro ministerio el de sanidad para más guasa, nos recomiendan que recuperemos el curanderismo si no podemos pagar los medicamentos. Superado un primer acceso de hilaridad, me entró una mala leche endógena que intento reflejar en estas líneas, espero que con éxito. A cualquiera se le amarga el chiste del capote de la Virgen cuando quien lo cuenta es la mayor responsable de crear empleo en este país de paro endémico. Los cinco millones de parados, y los que se avecinan, están que se parten la caja con la perogrullada que soltó la ministra Báñez. Pero lo cierto es que, hasta los más ateos, preferimos encomendarnos a la virgen del Rocío que a la de Fátima a estas alturas de la copla. O a Santa Bárbara, que es lo que les queda a los mineros a los que se les niegan doscientos millones que se dan con generosas chorreras a las autovías deficitarias de la cuchipandi. La Santa está que truena.

Por otro lado, a la ministra Mato y su medicamentazo solo le faltó la degradante puntilla de aconsejarnos volver a los remedios caseros tradicionales. ¿Por qué no directamente a un Chamán o a una bruja?

¿Eso es lo que nos corresponde a los pobres?, ¿hechizos, pociones, sanguijuela y cataplasma?. ¿Se curará doña Ana las almorranas con rodajas de pepino? ¿Recurrirá a algún ungüento de mandrágora para sanar la ceguera que no le dejó ver el jaguar de su corrupto ex en su propio garaje? Demasiadas preguntas. Por mi parte, voy a hacer caso a la señora Mato y recurriré a los remedios tradicionales. Los conjuros por ejemplo. Me sé uno muy bueno para contrarrestar el poder de las meigas. Supongo que también será efectivo contra los brujos. Por que si de algo hay equidad en este gobierno es respecto al número de hechiceros de ambos sexos empecinados en promulgar sortilegios, recortes y reformas a los abducidos ratoncitos ciudadanos mientras se nos rien en la cara. Bueno yo a lo mío, ¿cómo era eso?: Ojos del diablo, diente de ratón, líbrame pronto de esta maldición. A ver si funciona.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris