Facebook Twitter Google +1     Admin

EL PRECIO DE LA CARNE VIVA

20120429110414-1335361515-978172-1335361656-noticia-normal.jpg

Trabajo en un hospital público. Cada día compruebo la heroica lucha que muchas personas se ven obligadas a entablar para salvar sus vidas. Enfermos de diálisis que arrastran sus destrozados cuerpos para conectarse a una máquina que les conceda una prórroga de esperanza. Seropositivos que gracias a los retrovirales, transformar una condena a muerte en una enfermedad crónica. Hombres, mujeres y niños que se someten a tratamientos agresivos y carísimos para derrotar algún tipo de cáncer que les muerde por dentro. Una marea de carne viva que quiere seguir siéndolo y que necesita de nuestra solidaridad para conseguirlo.
Hasta hace poco, nuestro sistema sanitario se basaba en unos valores de equidad y universalidad que le obligaban a combatir el sufrimiento de la gente al margen de su solvencia o de la legitimidad de sus papeles. Ahora nos dicen que es insostenible. Que los enfermos deberán costearse parte de los abundantes gastos que necesitan para sobrevivir. Nos hablan de dinero obviando la hemorragia humana que generan estos tijeretazos. Está bien, hablemos pues de dinero.
Podemos empezar por todo el que se está inyectando a las entidades financieras culpables del descalabro. Millonadas con las que ven recompensada su codicia homicida. Hablemos de la insensata gestión política del erario público en megaconstrucciones y proyectos faraónicos cuyo último fin ha sido engordar la buchaca de unos pocos. De las incalculables sumas que se defraudan al fisco y se esconden en remotos paraísos con la connivencia de los que deberían perseguir estos delitos. Hablemos, como no, de la Iglesia Católica y de los trece mil millones de euros que rebaña de la caja común todos los años. De la insensibilidad que demuestran ante la pobreza emergente en la sociedad. Del servilismo injustificable con el que actua nuestro aconfesional estado regalándole a esta Institución lo que niega a los enfermos. Todo esto, ¿podemos permitírnoslo?
¿Con qué cara se atreven a mantener el discurso de la austeridad sanitaria? ¿Cómo se puede priorizar tanto derroche canalla sobre el derecho a la salud de los humildes?. No se si han sopesado bien el coste real de estos recortes. Lo que implican a nivel de marginalidad, de exclusión y de la proliferación de males y pandemias. En las consecuencias letales que tendrán sobre la carne viva de los ciudadanos. Tanta injusticia e indecencia, ¿podemos permitírnoslas?.
O mejor dicho, ¿Podemos permitirlo?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris