Facebook Twitter Google +1     Admin

SALID DE LOS VIVIENTES ATAUDES

20110904102717-velatorio.jpg

Hay una sensación de derrota que agarra entre la gente soñadora en estos días. La esperanza parece haberse diluido por la fuerza de la codicia, de la injusta distribución de la riqueza, de las diligentes porras de los policías. Cuando miro a los ojos de mis compañeros, esos que comparten conmigo la abrasadora sed de un mundo más humano, detecto una tristeza lánguida de perro apaleado que espera catatónico el definitivo golpe que acabe con su vida. Todo nos amenaza. El presente indignado que no encuentra salida. El futuro preñado de atropellos que se nos vaticina desde las ágoras de los mercaderes y sus polichinelas bipartidistas. Este 20 de noviembre aparece en nuestros calendarios señalado con los negros crespones del fracaso de la izquierda. Como si fuera inevitable. Como una muerte anunciada que, a mi entender, es un suicidio colectivo por incomparecencia. Equo rechaza la coalición roji-verde que le ofrece Izquierda Unida. Se me ocurren dos preguntas: ¿Existen matices tan irreconciliables que impidan la alianza? ¿ No sería más inteligente aunar las fuerzas de la izquierda en un frente común que construya barricadas al avance ultraliberal de la derecha? Con frecuencia, releo los versos de Miguel Hernández para oxigenarme corazón y cerebro. En su Juramento de la Alegría he encontrado la clave para descerrajar los vivientes ataudes en los que nos hemos confinado prematuramente: " Salí del llanto, me encontré en España,en una plaza de hombres de fuego imperativo.Supe que la tristeza corrompe, enturbia, daña...Me alegré seriamente lo mismo que el olivo." Reunamos ese fuego que ha brotado en nuestras plazas. Sería un grave error perdernos en las diferencias desestimando la pétrea unidad de ese enemigo que pretende arrebatarnos la alegría. Nosotros somos más. Únicamente debemos aprender a permanecer unidos.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris