Facebook Twitter Google +1     Admin

NOSOTROS NO SOMOS DE ESE MUNDO

20110901152213-images.jpg

Muchos pensamos que otro mundo es posible. Que otra forma de entender la política, la justicia social y la defensa del medioambiente se han convertido en una urgencia que trasciende al posicionamiento ideológico. Deshacerse de los corsés con los que los lobbies financieros asfixian la democracia y envilecen la libertad y la soberanía de los pueblos es una cuestión de supervivencia para la raza humana. Los ciudadanos nos mostramos recelosos a entregar nuestro voto a cualquier grupo político porque sabemos de sus limitaciones reales para resolver los problemas que padecemos. Son las grandes fortunas del planeta, esas empresas globales que acumulan riqueza y poder equitativamente, quienes manejan verdaderamente las riendas de los acontecimientos.
 
Las instituciones financieras que controlan los fondos de inversión, los bancos y las agencias de calificación son los autores materiales del caos económico que vivimos desde el 2008 pero, lejos de pagar por sus actos criminales especulativos, han salido reforzados y se permiten el lujo de acosar a las democracias y dictar las máximas por las que se deben regir nuestras vidas. La reforma de la Constitución es un ejemplo sangrante de cómo los líderes electos se doblegan a sus mandados pasándose por el forro la libertad y los derechos legítimos del pueblo.
 
En el mundo que habitamos, la brecha de la desigualdad se hace cada vez más profunda. El desempleo, la precariedad laboral, el despiece del estado de bienestar, la vulnerabilidad de la gente frente a la diabólica maquinaria de los auténticos amos del cotarro, nos produce una impotencia sorda. Una sentimiento de absoluta indefensión contra los abusos que nos están robando la esperanza, el pan y hasta el futuro.
 
Si aplicamos una visión global a los acontecimientos el panorama es aún más espeluznante. La Naturaleza grita para llamar la atención sobre el irreversible proceso al que está siendo sometida. El cambio climático es un hecho incuestionable pese a las perversas maniobras negacionistas de los voceros mercantiles. Los síntomas de su agónica llamada no pueden ser más claros: Sequías, huracanes, inundaciones... son el resultado de un expolio sistemático que nos avisan con contundencia de su estado terminal.
A más gente, más pobreza. Y nuestro supervivencia también sufre la amenaza de una explosión demográfica brutal que condena a miles de millones de personas a carecer de los alimentos y el agua imprescindibles, así como de los recursos energéticos básicos.
 
Ante una situación tan desoladora, podríamos caer en la tentación de abandonarnos al carpe diem y renunciar a luchar por ese otro mundo justo y equilibrado con el que soñamos. Entregarnos a la ignorancia pluralista que intenta persuadirnos de que no hay alternativas a este descabelle general. Pero ahora, más que nunca, los ciudadanos contamos con instrumentos para interactuar masivamente contra los designios del totalitarismo financiero.
 
Desde la Primavera Árabe hasta el movimiento del 15-M, las redes sociales se han mostrado como un poderoso instrumento aglutinador de las fuerzas que intentan combatir al lado oscuro de la vida.

 
 Puede que seamos los parias de la tierra. Pero somos muchos más. Desestimar este potencial es un grave error.
 
Como cantaba Raimon en los sesenta, nosotros no somos de este mundo. Otro distinto, hecho a la medida de los seres humanos libres, sigue siendo posible. Podemos intuirlo en nuestros corazones. Recuperar el valor y la dignidad para luchar por él depende únicamente de nosotros

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris