Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ERA DEL DESPOTISMO MERCANTIL

20110825201443-sem-agustin1.jpg

La democracia aparece de nuevo indefensa ante las dentelladas de los tiburones mercantiles. La Monarquía absolutista de don Neoliberal-Mal la va devorando con la eficacia de una legión de pirañas. Todo por los mercados, pero sin contar con el pueblo. Aunque para ser más concretos deberíamos decir: Todo el poder para los mercados, incluso contra la dignidad y la libertad del pueblo. Atravesamos la era del despotismo mercantil que, amén de no tener nada de ilustre ni ilustrada, se está manifestando como una dictadura despiadada enemiga de la raza humana y el planeta.
Quizás, como dice Sampedro, estemos asistiendo a la barbarie del hundimiento de un sistema insostenible y cruel. Un emocionante y peligroso periodo de transición durante el cual, la agónica bestia capitalista, ha decidido morir matando.
Y es uno de esos zarpazos de la moribunda, el que ha arrebatado la voz y la palabra del pueblo soberano para abrir el sacrosanto melón constitucional y atender a sus dictados.
Per se, no tiene nada de malo reformar una Constitución. Los islandeses lo han hecho dándon un ejemplo de compromiso y democracia directa. Pero las cuestiones que se han modificado en su Carta Magna lo han sido a través de un valeroso ejercicio de pluralismo por parte de los ciudadanos de Islandia. Ellos conducen las riendas de su destino y de su democracia. No esos telúricos mercados que mandan cartas o susurran al oido de nuestros gobernantes aquella máxima común a los de su calaña: Haced que parezca un accidente

Y, accidentalmente, sus subordinados intentan reformar la Constitución para limitar por ley el déficit público. Dicen que es por nuestro bien, Que nos conviene renunciar a cosas triviales como la ley de dependencia, la ayuda a los parados o entelequias como sostener una sanidad y educación públicas y gratuitas. Nos confiesan que esta medida no va a crear más empleo ni sacarnos de la crisis. Pero que satisfara momentáneamente la voracidad de las fieras.
Como los españoles somos gentes irreflexivas  y dados a cometer inconveniencias, deciden "paternalistas" librarnos de la turbación emocional que nos podría producir un referéndum.
Y rematando la matanza, en vez de reformar la ley de partidos para que sea más justa y proporcional, se sacan a hurtadillas otra ley de la manga que pone trabas para poder acceder a los comicios a las formaciones que carecen de representación parlamentaria .
No vaya a ser que se les cuele en el corralito bipartidista algún incauto grupo de ilusos que entienda la democracia como el poder que emana del pueblo y ose desafiar la tiranía de los mercados.
También son ellos, los que entienden la vida como un botín sangriento, quienes ordenan destrozar nuestros derechos laborales. Ahora se suspende la prohibición de la unión de contratos temporales. Otro golpe más que añadir a las apaleadas espaldas de los trabajadores. En vez de incentivar la creación de empleo y asegurar los derechos que la clase obrera ha conseguido a través de una lucha histórica (que son las reivindicaciones de la mayor parte de la sociedad) se nos responde con precariedad y más provisionalidad.
La dignidad de seres humanos, la libertad exigible para decidir directamente sobre decisiones que afectan tan profundamente a nuestras vidas, son cuestiones irrenunciables que nadie debe usurpar en nuestro nombre.
Mientras el monstruo se muere o no se muere, sus aterrorizados esbirros pretender saciar la amenaza de sus encías arrojándoles un desmembrado estado de bienestar.
Pero el plato principal de este holocausto canibal es la democracia. Servida en bandeja de plata. Para mayor lucro y chulería de los piscópatas multimillonarios que dominan este mundo.
Publicado en Izquierda Digital

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris