Facebook Twitter Google +1     Admin

HIJOS DE UN DIOS MENOR

20110812095951-pict.jpg

El estallido de violencia y saqueos en el Reino Unido no debiera de extrañar a nadie. Estos jóvenes crecen en la marginalidad más absoluta en barrios periféricos, auténticos ghettos dominados por el narcotráfico y las bandas marginales. Sus circunstancias familiares son duras y desde niños se les inculca que no tienen futuro. Si añadimos el hecho de que viven en el ojo del huracan de una sociedad de consumo que les impulsa a poseer cosas convulsivamente, tenemos garantizado el caldo de cultivo para formar delincuentes callejeros. La destrucción del tejido industrial que se nutría de mano obrera es otra de las causas. Estos chicos y chicas tenían antes la posibilidad de trabajar como soldadores, chapistas, etc. Desde hace diez años sus expectativas se han visto reducidas a aceptar contratos basura de forma ocasional o directamente al desempleo. Cuando Cameron habla de la responsabilidad de los padres por no haberles formado con mejores valores está obviando otras responsabilidades que son exclusivamente políticas. ¿De verdad pensaban que estas bolsas de pobreza y frustración no les iban a explotar en la cara? Nuestros gobernantes deberían tomar nota de lo ocurrido. También aquí crece de manera alarmante el número de jóvenes adoctrinados en el consumismo que sienten que no hay futuro ni un hueco para ellos en esta sociedad. Censurar las redes sociales y las comunicaciones no solo es una medida fascista, además es inútil porque la rabia siempre encuentra formas para extenderse. Estos jóvenes son hijos de un dios menor. La rebaba sobrante de un sistema que no tiene nada que ofrecerles. La represión como único argumento, sin proporcionar opciones dignas a su existencia, no puede solucionar el problema. Equivale a apagar un incendio con cañones que arrojan gasolina.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris