Facebook Twitter Google +1     Admin

LO QUE QUIERO ENCONTRAR EN MI BUZÓN (art. de Antonio Aramayona en El Periódico de Aragón)

20110505154125-x-bustiaocell6f.gif

Aquí os dejo este hermoso texto de mi querido amigo Antonio.

Me temo que pronto el buzón de mi casa va a estar lleno de publicidad electoral. Recibiré sus programas y sus proyectos en hermosos dípticos y cada partido contará sus excelencias y se presentará como única tabla de salvación para Aragón y para la ciudad donde resido. Sin embargo, pocos se acercarán a lo que quiero y lo que no quiero.
Quiero votar a quien proclame que actualmente los dueños del dinero tienen más poder que los gobiernos mismos, a quien reivindique sin reservas la necesidad de una banca pública al servicio del pueblo y no de la obtención de beneficios a discreción de una minoría. Atenderé a quien propugne el control democrático de los mercados financieros y de las instituciones encargadas de sus control , la supresión de los paraísos fiscales y la condonación de la deuda externa de los países del tercer mundo.  No quiero ver ni oír a quien se escude tras la falacia de que unas elecciones locales nada tienen que ver con la macroeconomía.
Quiero votar a quien proponga que la identidad de una persona no consiste en consumir desaforadamente o que alguien es más importante  por tener más que los demás. Estaré con quien me hable de servicios públicos de calidad en igualdad de condiciones para todos. Apoyaré con mi voto y hasta el límite de mis posibilidades a quien apueste por una sanidad pública de calidad, por unas pensiones dignas para todos, por una escuela pública y laica. Quiero también que en esa escuela reine una atmósfera donde todos los alumnos puedan adquirir un espíritu crítico, autónomo y libre, al margen de la tramposa ley del consumo, del dinero y de la competitividad.
Creeré a quien busque la salida de la crisis no a base de asfixiar los derechos laborales, aumentar los recortes sociales y mermar el estado del bienestar, sino haciendo que paguen y solventen la crisis los que la han creado. Creeré a quien diga alto y claro que nadie ha pagado aún con la  cárcel por sus crímenes financieros, y que se han servido del dinero de los ciudadanos para salvar tanto a los bancos como a los banqueros.
Quiero aire limpio, parques limpios y calles limpias, pero no solo en las zonas paseadas por turistas y gente pudiente, sino también en los barrios alejados y periféricos. No quiero un solo piso vacío en balde en mi ciudad. Asimismo, votaré a quien piense que no es un favor, sino la realización de un derecho, que los edificios públicos y privados, las tiendas, los restaurantes, las oficinas, los bares y cafeterías sean accesibles a todos, sin barreras arquitectónicas.
Quiero que los políticos tengan el principio constitucional de la aconfesional del Estado como principio rector en sus intervenciones públicas. Quiero los espacios públicos sin símbolos confesionales de ninguna clase. No quiero calles dedicadas a Escrivás ni a mi alcalde en procesiones y misas.
Quiero sentirme orgulloso de mi tierra y de mi ciudad porque acoge a todos sin excusas, recelos ni prejuicios, porque sus medios públicos de comunicación no están en manos de intereses privados y partidistas bastardos, porque su Seguridad Social es excelente y universal. Quiero que salga de las Cortes una ley de eutanasia y muerte digna. En mi tierra todos son iguales y libres, y por eso mismo han de erradicarse la violencia de género y la maldita mentalidad machista. En mi tierra todos han de contar con medios suficientes de subsistencia, con servicios públicos no apoyados en la idea de la caridad, sino de la justicia, y los trabajadores deben tener la certeza de contar con una jubilación con la que finalizar sus días con dignidad.
En mi tierra no son permisibles los contratos y las jubilaciones blindadas. En mi tierra se apuesta incondicionalmente por fuentes de energía limpias, por la supresión del monopolio de  los grandes medios de producción y de las fuentes de energía. En mi tierra debe haber una verdadera democracia económica y social, un reparto justo de la riqueza. Por eso quiero solo a los partidos que me hablen de que la riqueza de Aragón es producto del trabajo de los aragoneses, y que la tierra es de y para quien la trabaja.
Quiero vivir en una tierra donde reclamar y protestar sean un derecho, e incluso un deber ético, donde resulte inaceptable la distancia sideral existente entre los ricos y los pobres, donde sentirse aragonés equivalga también a sentirse ciudadano del mundo, comprometido con todos y cada uno de los derechos humanos, indispensables para la dignidad y el libre desarrollo de cada ser humano en el mundo.
Quiero, en fin, que los programas que me depositen en el buzón hablen sobre todo de ética y de justicia.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

gravatar.comAutor: rafael

me parece muy bueno poro tendremos que lucha mas con los votos,no tirarlos ala basura-como haca la gente de pais valenciano.saludos

Fecha: 05/05/2011 19:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris