Facebook Twitter Google +1     Admin

MENTIRAS NUCLEARES, DINERO E IRRESPONSABLES

20110412193033-03-29.jpg

Para que una central nuclear sea competitiva hay que ahorrar en costes. ¿Y cómo hacer economía en su construcción y mantenimiento? Fácil, rebajando en seguridad. Un ejemplo está en el accidente ocurrido en 1979 en la central de Three Mile Island del estado de Pensilvania . Tras estudiar las inversiones que serían necesarias para minimizar los riesgos de que algo así se repitiera, consideraron que el encarecimiento era superior al posible beneficio económico. Esta fue la razón de que, durante treinta años, en EEUU no se construyera ningún otro reactor. También la tragedia de Chernóbil tuvo mucho que ver con el dinero. A pesar de que se responsabilizó a los operadores de la central, lo cierto es que el diseño de los reactores se hizo bajo el criterio de recortar gastos. Como la supervisión nuclear de la URSS estaba integrada en el Ministerio de Energía Atómica no existió una investigación independiente. Lo mismo sucede con Fukushima puesto que la AIEA depende directamente de la industria nuclear. Las centrales de Japón se construyeron junto al mar por cuestiones económicas, lo que fue en detrimento de su seguridad. Al no enterrarse los generadores de emergencia, en una zona con alto riesgo sísmico, bastó una gigantesca ola para inundarlos y desencadenar el desastre. La AIEA no es un organismo independiente y no va a filtrar ningún informe que perjudique la expansión de la energía nuclear. Ahora nos cuentan que el nivel de la escala INES se ha elevado al máximo pero, ¿cuál será la realidad que se oculta tras estos datos? ¿Resulta ético justificar una industria energética que prioriza las cuestiones económicas a la vida de los seres vivos? Antes de responder echen un vistazo a las víctimas de Chernóbil y Fukushima, miren a los ojos de sus hijos y rechacen tragarse las mentiras de estos irresponsables. Esa ha de ser nuestra gran responsabilidad.

Publicada en El País

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris