Facebook Twitter Google +1     Admin

BIOPSIQUISMO FASCISTA

20110318191434-26-02.jpg

La situación en Libia se asemeja cada vez más a la vivida durante la guerra civil española. Los rebeldes libios, como los republicanos españoles en el pasado, esperan ayuda de las democracias internacionales mientras mueren bajo las bombas de un megalómano sanguinario. E igual que pasó aquí, las potencias mundiales que tantas veces han demostrado ser de gatillo fácil en los asuntos bélicos, estan dando el gatillazo. Mientras especulamos con el sexo de los ángeles, los índices de Wall Street, la amenaza radioactiva de Japón y, peor aún, su influencia sobre nuestros negocios e inversiones, la población civil  del país árabe está siendo masacrada delante de nuestros cautos ojos. De repente nos hemos vuelto cuidadosos. No queremos repetir lo de Irak o Afganistán. Eso estaría bien si fuera cierto. Aunque la emergencia de los libios, sobrevivir a un sátrapa asesino, difiere exponencialmente de los motivos que esgrimían el trío de Las Azores. Pero volviendo a los parecidos razonables, ¿qué me dicen de ese Gadafi rememorando al Criminalísimo? ¿No se les ha movido nada en las entrañas? Porque a mí si. Sus palabras: "No habrá misericordia para los traidores" me recuerdan a esas otras que escupía el general de generales refiriéndose a las hordas rojas. Incluso intentó limpiar el gen del marxismo de la raza hispana secuestrando a 30.000 hijos de republicanos. Seguía los consejos de su psiquiatra favorito, el execrable Vallejo-Nájera, que lo ilustraba en sus teorías del biopsiquismo del fanatismo marxista. Y mientras el mundo libre vacilaba, los leales a la República fueron cayendo o tuvieron que exiliarse. Los demócratas perdonaron al travieso fascistoide y acabaron levantándole el bloqueo.
Nadie se conmovio por el destino que le aguardaba a nuestro pueblo. Business is business. ¿Pasará lo mismo con los libios? Al fin y al cabo, no teníamos escrúpulos en negociar con su gobierno antes del levantamiento rebelde y Gadafi ya era un asesino. Debía tener razón Vallejo-Nájera con lo del gen de los rojos, era extirpable, a los hechos actuales me remito. Pero el otro, el que rige la voluntad de los fascistas debe andar incrustado a fuego en el neocórtex cerebral de mucha gente. Es inoperable e irreversible y no afecta únicamente a maniacos homicidas como Gadafi o Franco.

Publicada en El País

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

gravatar.comAutor: new jordan 2011

The people who get on in this world are the people who get up and look for circumstances they want , and if they cannot find them .they make them.
http://www.cheapjordans2011.net/

Fecha: 22/04/2011 08:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris