Facebook Twitter Google +1     Admin

LA RAZA HUMANA

20110109112641-2010-09-21.jpg

La ley de inmigración del estado de Arizona (EEUU) salió de la cabeza de un político y profesor de derecho llamado Kris Kobach. Él ha dado forma legal a las inquietudes populistas y xenófobas del tea-party. Como Kobach no es un indígena americano, he de entender que sus antepasados llegaron a esas tierras en calidad de inmigrantes (o de colonizadores a sangre y fuego, en el peor de los casos). Ahora el retoño de los Kobach, con una flamante nacionalidad norteamericana que le proporciona acceso a la política, diseña leyes que impiden obtener la educación o la nacionalidad a los hijos de los ilegales. Pero no solo eso, también se puede mandar a la cárcel a cualquiera por dar trabajo a un sin papeles o simplemente por recogerlo haciendo auto-stop. Como en los años 20 o 30 del pasado siglo, a la frustración y la violencia  de un pueblo resentido por la crisis económica se le da salida con recursos racistas. Primitivo pero eficaz con las masas bajo-pensantes. Por eso el elefante republicano revolotea por los aires en un delirium tremens contagioso que afecta a nuestro orujo-party nacional. Bajo esta inspiración aparecen personajes como el "chenófobo" Anglada, incapaz de pronunciar correctamente el calificativo que mejor lo define, o Alicia Camacho "Croft", ese icono del PP que pone cachondos a la línea más "dura" del partido. Todo esto demuestra de forma concluyente que la raza humana es solo una, pese a quien pese, y que la maldad que generamos va más en función de nuestra estupidez e integrismo que de nuestro origen geográfico o étnico. Hace poco, uno de estos abanderados del fundamentalismo ideológico, ha asesinado a seis personas y herido a otras dieciocho en Arizona. Entre ellas una congresista demócrata de talante progresista que ya venía recibiendo amenazas por sus ideas. La intolerancia mata y no hablo metafóricamente. No desprecien los síntomas de esta peligrosa epidemia en la ultraderecha patria.
Siempre puede aparecer un visionario, digno representante de esta raza humana de la idiocia profunda, dispuesto a llevarse por delante todo aquello que escapa a su corto entendimiento.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris