Facebook Twitter Google +1     Admin

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

20110107104935-el-hombre-tanque-tiananmen.jpg

En medio del caos financiero que agita al planeta, el gigante chino se despereza y toma conciencia de su fuerza. La rutilante superpotencia se comporta como un gran banco central. Por un lado nos compra nuestra deuda. Es decir, nos presta dinero a un alto interés.Y por otro lado nos imponen sustanciosos compromisos comerciales que nos obligan a aceptar sus productos sin que cumplan los mínimos requisitos de calidad o seguridad. Además "el préstamo" de China implica no ser demasiado escrupulosos sobre algunos temas. Como la explotación que padecen los trabajadores donde se fabrica lo que se nos exporta o la quiebra absoluta de libertades y derechos humanos que sufre la población china. Menudencias morales que debemos sacrificar en pro del Nuevo Orden Mundial. La supremacía económica de China ha encontrado la forma de legitimizar un régimen inhumano a golpe de talonario. Así de baratos vendemos los principios por este lado del mundo. Mientras tanto Liu Xiaobo, el flamante premio nobel de la paz del 2010, sigue encarcelado por su disidencia contra la injusticia y el horror. Por su defensa de los derechos humanos contra un gobierno que los desprecia. Cuando el vicepresidente chino nos visitó el otro día para comprarnos el alma, a ninguno se le ocurrió nombrar la plaza de Tiananmen. Nuestro silencio es una comisión sobre la deuda. ¿Es así como van a ser las cosas en este nuevo orden? ¿Nos tenemos que tragar la conciencia para poder sobrevivir a los mercados?  Pues entonces que alguien pare el mundo porque yo, también me apeo.

Publicado en Público, Diario del alto Aragón y El Plural

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris