Facebook Twitter Google +1     Admin

EL PLAN

20101118193143-arton5021.jpg

Seguramente, esta endiablada teoría de la conspiración que cada día se hace más fuerte en mi cabeza, se deba únicamente a una alteración de la percepción de la realidad fruto de los excesos psicotrópicos de la juventud. Pero por si así no fuera, y hubiera un ápice de lucidez en estas paranoias que me agarran, me creo en el deber de compartir las sospechas sobre el tétrico plan que se está urdiendo a gran escala. Decía Balzac que todo poder es una conspiración permanente. Pues bien, adivinen ustedes cuál es el mayor de los poderes por encima de todos los gobiernos y organismos internacionales. Como son avispados, enseguida habrán pensado en el dinero. ¡Diana! El dinero es el que manda y como manda conspira para continuar mandando y hacer más dinero que, de forma inefable, deberán inventarse para seguir compitiendo con el resto de tiburones financieros. Un ciclo infernal e insaciable que ahora reclama sacrificios globales disfrazados de "planes de rescate". Examinemos el caso de Irlanda, con un estado endeudado para evitar la caída de sus bancos. Ahora, después de asumir sus riesgos y pagar en déficit haberles servido de avalista, deberán obedecer sin rechistar las estrictas condiciones que dicta la UE. ¿Y saben a quién irá a parar la mayor parte de la pasta del susodicho rescate? Pues a los bancos otra vez, está claro. Es decir: Los culpables del hundimiento de las economía, van a ser los rescatados. Mientras tanto los torpedeados, y próximamente hundidos, serán los derechos laborales y sociales de los ciudadanos. Un plan perfecto, como si fuera un atraco pero a lo grande. Una estrategia para asaltar al mundo. perpetrada por los más redomados psicópatas financieros.

Publicada en Diario del Alto Aragón

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris