Facebook Twitter Google +1     Admin

LAICISMO PARA LA CONVIVENCIA

20101012113916-mosque-interior-091-jpg.jpg

Tocan a rebato, de nuevo, las campanas que convocan a la guerra santa. ¡Al moro, al moro!, azuzan los modernos torquemadas. La extrema derecha ha elegido su chivo expiatorio. Su pasaporte hacia el odio para las masas. Ese sentimiento que nace de la frustración de un pueblo y que, bien adulterado, se convierte en un vehículo político a cuyo volante solo pueden sentarse conductores sociópatas y destructores en masa. La Iglesia Católica, siempre solícita a los intereses de la ultraderecha nacional y viceversa, ya parece estar desplegando los pendones. Con esa nostalgia de antaño, cuando su organización lideró  la matanza y expulsión de los que consideraban "infieles", despojándoles de todas sus posesiones de paso. Sin complejos para negar la historia o tergiversarla siempre que lo consideran necesario. Como este Obispo de Córdoba, empeñado en que llamen Catedral a lo que el mundo entero conoce como Mezquita. Porque nadie puede negar que la sugerente belleza de su origen musulmán es la esencia de su reclamo. Son sus alminares lo que la gente se guarda en el recuerdo y no la posterior aportación cristiana a su arquitectura.
No podemos negar nuestra historia señor Obispo. Los ochocientos años que los musulmanes compartieron nuestro territorio supusieron el periodo de mayor florecimiento cultural, artístico y científico para las tribus de amedrentados cristianos que poblaban estas tierras. Se desarrolló la medicina, la enseñanza, el pensamiento filosófico, la poesía y , en general, todo lo relacionado con el arte y las ciencias.  Ignorar este periodo y su influjo es como renegar de lo que hoy somos. Pero me temo que el conflicto con la denominación del templo, justo en este momento, tiene un cariz que va más allá de una cuestión de protagonismo religioso por parte del Obispado. La Iglesia cabalga de nuevo al lomo del caballo de los fascistoides. Atiende obediente a su llamado, como tiene por costumbre en estos lares. Así que van a por el moro a su manera sibilina. ¿Qué será lo próximo? ¿Llamar archidiócesis a La Alhambra? ¿Convocar a una cruzada anti-islámica a la cristiandad? ¿Necesitamos, o no, con urgencia un Estado Laico ¡ya!?

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris