Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS GRIETAS DE LA EVOLUCIÓN

20101001170241-cavernicola04.gif

El ser humano es un animal que ha conseguido desarrollar sofisticados mecanismos que lo hacen capaz, con igual donaire, de realizar empresas sublimes o sumirse en el lodazal de la crueldad inherente a su primera fase reptiliana. Nuestra versatilidad es tal, que podemos hacer coexistir ambos extremos sin que eso nos produzca un ápice de angustia.
Aunque mi criterio no tiene nada de científico, considero que nuestra evolución está siendo defectuosa. Algo no marcha bien en una especie que no es capaz de desprenderse de los atavismos primitivos que le impiden avanzar. Y en este apartado podríamos englobar muchas cosas. Las religiones con sus santas guerras, el maltrato al planeta y al resto de los animales, el dominio de una jerarquía sobre el destino del resto, la violencia ejercida contra millones de personas en el planeta y especialmente contra los más debiles y desfavorecidos y un auténtico rimero de evidencias que demuestran que, nuestro pretencioso estado evolutivo, es una mera fachada. Un tenue maquillaje que no puede ocultar que, quien verdaderamente maneja las riendas, es lo más irracional de nuestro código genético. 
Un consejo a la comunidad científica: Dejen de buscar el eslabón perdido. Somos nosotros mismos. ¿De qué otra forma podría explicarse que una mujer vaya a morir en la horca por un acto de "piedad" en pleno siglo XXI? Sakineh no morirá lapidada. Irán ha cedido a las presiones internacionales y ha conmutado esta condena por otra igual de salvaje. En eso sí que somos maestros, conocemos infinitas formas de ejecutar a la gente.
Mientras cosas así puedan suceder, convendrán conmigo, seguiremos siendo lo que fuimos: Monos feroces y malévolos. Estúpidas e imperfectas fieras antropófagas.

Publicado en El País, Periódico de Aragón y Diario del Alto Aragón

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris