Facebook Twitter Google +1     Admin

CRÓNICAS DEL INFIERNO

20090823110537-20090821elpepiint-1.jpg

Después de ocho años y tras haber invertido tanto tiempo, dinero y vidas humanas en la supuesta democratización de Afganistán, la realidad a la que se enfrenta la población afgana, y en especial la femenina, dista mucho de este objetivo. Las mujeres, sometidas al fanatismo talibán, han sido desposeídas de todos sus derechos humanos y civiles. En el infierno al que han sido confinadas se les niega la asistencia médica y la educación, se les prohibe trabajar y las viudas deben resignarse a mendigar o morir silenciosamente en un rincón. La mujer afgana, oculta bajo esa prisión de tela que le impone la ley islámica, permanece cautiva de la Edad Media. Pueden ser azotadas en plena calle, privadas de alimento por sus maridos si no les satisfacen sexualmente, lapidadas, desfiguradas...Cualquier atisbo de libertad o dignidad ha sido cercenado brutalmente por el patriarcado religioso, Cuando las tropas occidentales derrocaron el régimen talibán, en el 2001, los burkas parecían volar y las mujeres soñaban con abrazar la libertad. Pero la ocupación internacional no trajo la paz. Las elecciones, todo el circo que pretende pasar por proceso democrático, está contaminado desde la raíz. Las mujeres han sido utlizadas por los candidatos para atraer el favor de los sectores más fundamentalistas. Se ha sacrificado su condición de ser humano para obtener el poder. No importa quién haya ganado estos comicios. La comunidad internacional no puede admitir esta farsa. La mitad de la población vive en la esclavitud absoluta. La intervención militar ha alimentado las llamas de este infierno y ahora las mujeres afganas se consumen  en su virulencia, sin que a Occidente parezca inquietarle demasiado el olor de su carne quemada.

Publicado en Público el 25 de agosto del 2.009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris