Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS DEMONIOS DEL VATICANO

20090523112231-protegemivida.jpg

Tras el escándalo desatado en Irlanda por el informe que revela las torturas y abusos inflinjidos a miles de menores por los curas y monjas que los custodiaban, durante un periodo de tiempo de más de 70 años, he sufrido una regresión que me ha hecho recordar algunos episodios de mi niñez en un colegio religioso. Nada más tomar la 1ª comunión, y como consecuencia de la pérdida de la inocencia que representaban mis 7 años recién cumplidos, la confesión se convirtió en una práctica obligatoria que los tiernos infantes debíamos acatar por partida doble. Por un lado, teníamos que abrir nuestra pecaminosa conciencia al escrutinio de la monja que hacía el papel de tutora y que nos aplicaba un castigo acorde a nuestra incipiente maldad. Por otro el confesor, un cura de mediana edad rechoncho y de aviesa mirada, nos interrogaba exahustivamente sobre cuestiones sexuales que provocaban el escándalo y la confusión entre quienes aún eramos ajenos a la teoría de dicha materia. Sus preguntas sobre tocamientos y pensamientos obscenos,con técnicas dignas de un carcelero de Guantánamo, eran tan acuciantes que, en más de una ocasión, confesé la práctica de los mismos solo para librarme del acoso del implacable sacerdote. Imagino ahora la perversa satisfacción que la aplicación del sacramento debía producir en esta enfermiza mente que, amparado en la oscuridad de su confesionario, hacía posibles sus fantasías pederastas. Ahora, el arzobispo de Westminster alaba el coraje de los curas pederastas confesos que gracias a la magia de la absolución no se desvían ni un milímetro de la autopista que les conduce hasta el cielo. Eso sí, un cielo diseñado a medida de los demonios vaticanos donde, en vez de las huríes prometidas a los fieles del Islam, serán recompensados con cientos de niños y niñas que satisfagan sus eternas y celestiales necesidades de carnes jóvenes y prietas.

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris