Facebook Twitter Google +1     Admin

HERMANOS Y HERMANAS

20090517112746-003-28.jpg

A medida que nos sumergimos en la recesión y la falta de empleo golpea duramente a la población europea, la presión social y política contra los inmigrantes se intensifica. Los trabajadores europeos, envenenados por un sistema altamente competitivo y descarnado de valores éticos, identificamos al extranjero como una amenaza que hace peligrar nuestro futuro laboral. Algunos partidos se muestran como abanderados de esta corriente y la van a defender en las elecciones europeas. El miedo es un poderoso aliado del fascismo y de quienes quieren recortar libertades y derechos en su nombre. Por eso resulta lógico el aprovechamiento y explotación de este sentimiento por las ideologías más conservadoras. Las que quieren perpetuar el capitalismo en su propio beneficio utilizando a la clase trabajadora como peones desechables a los que a menudo conviene confrontar. Menos natural me parece la respuesta de la gente corriente a este mensaje corrompido. Ese ensañamiento con el proletariado de otros paises corresponde a un comportamiento cainita. En vez de crear alianzas entre los trabajadores del mundo para enfrentarnos a la maquinaria a la que servimos de alimento, nos devoramos los unos a los otros bailando al son que tocan los poderosos. En la ONU y entre algunos líderes internacionales ,se está usando como introducción a sus discursos estas inspiradoras palabras: Brothers and Sisters all . Quizás, una sociedad que se construye aislada de los conceptos de solidaridad y cooperación entre los pueblos no deba sobrevivir. O simplemente, algunos tenemos la ceteza de que no pueda hacerlo.

Publicado en diario Público el 20 de mayo del 2009 y en el Periódico de Aragón y el Diario del Alto Aragón el día  22

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris