Facebook Twitter Google +1     Admin

NUESTRO DERECHO

20090514194808-screenshot062.jpg

Creemos vivir en un Estado que asiste a los derechos de los ciudadanos por pura vocación democrática, Sin embargo, las adquiiciones en cuanto a esos derechos ( de reunión, de huelga, libertad de expresión, etc) se han ido concediendo en relación con la capacidad desarrollada por el poder para crear mecanismos que le garanticen seguir manteniendo el control político y social, más que por la presión de las masas. Ningún cabo suelto. Ningún derecho que represente un peligro real para los que manejan los hilos. La sensación de impunidad crece entre los que gobiernan y, algunos, deciden hacer abuso del poder que detentan. Y no se trata de ninguna oscurantista teoría de la conspiración. Lo puedo ilustrar con múltiples ejemplos de la actividad política nacional donde, gracias a la confianza depositada por los ciudadanos, muchos han decidido hacer su agosto y se indignan, pretendiendo irse de rositas, cuando son señalados por la Justicia. Como en Aragón, donde el bochornoso escándalo de La Muela no deja de suministrarnos datos que exigen la asunción de responsabilidades por parte de altos cargos de la DGA y del Partido Aragonés.Y de manera más específica del vicepresidente Biel y los consejeros Boné y Aliaga. Debemos ser nosotros, la gente corriente, quienes tenemos que dar un golpe de timón a esta situación. Asumir el control de la Democracia debe formar parte de nuestra conciencia colectiva. Nuestro derecho encierra en sí una obligación.Porque si renunciamos a esta vigilancia, nos puede pasar aquello de que "el sueño de la razón genere algunos otros monstruos", además de los monstruos archiconocidos.

Publicada en el diario Público el 17 de mayo del 2009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris