Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS ASESINOS DEL ARCO IRIS

20090505192656-delara-darabi-3.jpg

Delara Dabari era una muchacha iraní de veintidos años que amaba la pintura. A los 17 años, confesó el asesinato de un pariente para encubrir a su novio. Alguien le aseguró que, al ser mujer y menor de edad, la justicia sería indulgente con ella. Se equivocó. Tras cinco años en prisión y a pesar de haberse retractado de su declaración, Delara fué ejecutada el día 1 de mayo sin haber informado a su abogado ni a la familia. De nada sirvieron las protestas internacionales ni la moratoria concedida por el Jefe del Poder Judicial. Su juicio no fué justo y los Tribunales no quisieron admitir nuevas pruebas que podrían haber demostrado su inocencia. En los años de encierro, Delara demostró un excepcional talento artístico. He tenido la oportunidad de asomarme a sus cuadros antes y durante su encarcelamiento. La luz y la armonía que reflejaban sus primeras obras se cubrió de un dramatismo sobrecogedor que, a pesar de su belleza, consiguió helarme la sangre en las venas. Desde 1990, Irán ha aplicado la pena de muerte a 42 jóvenes que habían cometido sus delitos siendo menores. De nuevo la barbarie institucional que rige en numerosos países se cobra otra joven vida. Y el arco iris que nacía de la paleta de Delara recibió la irracional dentellada de sus asesinos manchando de sangre y de vergüenza la presunta justicia que representan. La soga se cerró en torno al delicado cuello de la chica al tiempo que otra paletada de negra tierra sepultaba a la esperanza.

Y yo, que hay días que no tengo corazón para el mundo, solo puedo añadir: !Malditos sean!

Publicada en el diario Público el 7 de mayo del 2009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris