Facebook Twitter Google +1     Admin

EN CARNE VIVA

20090118120749-gaza.jpg

Es inevitable. En estos días, mi mirada permanece encadenada a la infernal hoguera, a la temible zarza ardiente mediática, donde la vida y la esperanza del pueblo palestino se consumen. Las imágenes que llegan (a pesar de la férrea censura informativa del estado israelí que no quiere testimonios gráficos de sus fechorías) nos arrojan a la cara, en la seguridad de nuestros cómodos hogares, paletadas de cadáveres que incomodan. Una masacre molesta en cuanto a que enfrenta a la comunidad internacional, a la dicotomía de elegir entre lo que es justo y lo políticamente conveniente. Pero hay otras imágenes que nuestros dirigentes no deberían despreciar. Me refiero a las mareas humanas que, en todo el mundo, lanzan un único mensaje en carne viva: !Parad la guerra! Y les advierto que no se trata de una sugerencia, es una orden. Un mandato que surge de los únicos legitimados para hacerlo: La población de este planeta. Las personas corrientes como usted o yo, hastiadas de danzar esa ominosa melodía de la muerte que nos acompaña desde el principio de la historia. Que recuerden nuestros próceres que otro "No a la guerra", provocó cambios políticos y una condena popular sin precedentes. Porque gracias a la incapacidad de nuestras tripas para contemplar impasibles más matanzas, tomar una postura justa se puede convertir en la única manera conveniente de hacer política. La única que debemos estar dispuestos a permitir.

Publicado en El Periódico de Aragón el 15 de enero del 2009

Comentarios » Ir a formulario

kuentoschinos

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris